conciertos

Wolfmother (Barcelona, 26-05-07)

El sábado 26 de mayo en el Espacio Movistar -sí, esa carpa aposentada al lado del Fòrum de Barcelona- se celebró una reunión con uno de los grupos que más han crecido en poco tiempo. Todos los asistentes sabían a lo que iban. Wolfmother descargaron toda su majestuosa energía para crear una comunión de adoradores del rock.


Andrew Stockdale

El trío australiano empezó el concierto con Dimension, tema con el que desde la primera nota establecieron una comunicación especial con el público barcelonés, que empezó a creer que el Rock no había muerto, y aunque fuera así, allí estaban Wolfmother para desmentirlo. Y es que ese ritmo de batería y bajo sumado a los riffs de guitarra hacen saltar a cualquiera que tenga un poco de chispa musical en el cuerpo. Poco después la oscura Pyramid siguió con la fiesta. El ritmo endiablado de Apple tree y la zeppeliana White unicorn sirvieron para asentar un poco al personal. El gran calor que se sufre en la Carpa se vio aumentado por los continuos saltos de júbilo de los asistentes. Y es que cuando vino el turno de escuchar Love train, cara b rescatada en el E.P. Dimensions (Interscope, 2006) y por lo tanto inédita para algunos de los presentes, nadie se quedó frío.


Chris Ross

La calma hizo acto de presencia por algunos minutos con el comienzo de Where eagles have been, hasta que se desató ese final tan eléctrico que consiguen con ese solo de guitarra deslumbrante. A continuación con Witchcraft los riffs clásicos volvieron a sonar. Y como el repertorio de Wolfmother por el momento es tan solo de un disco, tuvieron que echar mano de otras composiciones, como es el caso de Please to meet you, que puede encontrarse en la banda sonora de la tercera parte de Spiderman. Es una canción arrolladora que tiene un estribillo muy pegadizo y que da mucho juego en vivo. Tras esa picadura de araña, llegamos a los tres últimos temas del set. El primero de ellos Tales from the forest of gnomes, luego Woman que fue muy bien recibida -y cantada a viva voz, seguro que el juego de consola Guitar Hero tiene la culpa- y una de las mejores del disco, Minds eye, que hizo que se despidieran del escenario bajo una enorme ovación.

No faltaron los pertinentes cánticos de “oeoeoe”, y el grupo volvió a pisar el escenario para tocar los bises. Estos fueron cuatro en lugar de los tres previstos. Primero fue el turno de Vagabond, jovial tema que cierra su debut. Después se salieron del guión y nos ofrecieron un tema nuevo del que desconocemos el título. Pero las dos últimas canciones fueron quizás las más explosivas: Colosal fue la primera de ellas, y cerrando el concierto Joker & the thief, con grandes dosis de virtuosismo en la guitarra y con el teclista tocando desde el suelo.


Andrew Stockdale

Un servidor no se vio sorprendido por su directo, ya que tuvimos el placer de verlos en el Azkena Rock Festival 2006, y ya sabíamos qué pie calzaban los australianos en directo. Pero lo que sí sorprendió fue la madurez que están cogiendo a la hora de interpretar los temas en vivo. Recordemos que Wolfmother tan solo tienen un álbum, Wolfmother (Interscope, 2006), que interpretan en su totalidad en sus conciertos y que llevan girando desde antes de que su disco saliera a la venta, allá por 2005. Es por eso que quizás ya andan un poco faltos de material nuevo, así que estaremos expectantes ante un nuevo disco de uno de esos grupos que hay que ver en directo siempre que se acerquen a tocar por nuestra ciudad.

Texto y Fotos: Sergi Serrano

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close