noticias

David Byrne recuerda a Jonathan Demme

stopmakingsense

El ex-líder de Talking Heads recuerda al director de la considerada la mejor película sobre una actuación en directo de la historia.

“Conocí a Jonathan en los 80 cuando Talking Heads estaba de gira con un espectáculo que él eventualmente filmaría y se convertiría en Stop Making Sense. Mientras hacía la gira, pensé que el show había salido bien y podría convertirse en película, y un amigo mutuo nos presentó. Me encantaron sus películas Melvin and Howard y Handle with Care. Sólamente con esas películas uno podía sentir su amor por la gente común. Ese amor se manifiesta una y otra vez a lo largo de su carrera. Jonathan era también un gran aficionado a la música, eso también es obvio en sus películas, muchas de las cuales están repletas de canciones de artistas, a menudo oscuros, a los que amaba. Encontraba la manera de deslizar la canción de un artista reggae o una grabación haitiana en una película narrativa de maneras que a menudo eran alegres e inesperadas.

Nos vimos mucho cuando nos conocimos y el difunto Gary Kurfirst, que fue manager de Talking Heads, nos encontró el dinero para rodar Stop Making Sense. Reservamos cuatro noches en el Pantages de Los Ángeles. Jonathan se unió a nosotros y se familiarizó con la banda y el show. Estaba pasando por una pesadilla durante el rodaje: un estudio y una estrella querían que volviera a filmar partes de una película de gran presupuesto que acababa de terminar llamada Swing shift. Él estaba lidiando con eso cada día y rodando nuestra película de bajo presupuesto por la noche.(…)

Stop Making Sense también fue impulsado por sus personajes. La habilidad de Jonathan era ver el espectáculo casi como una pieza teatral, en la que los personajes y sus peculiaridades se presentaban al público, que conocería a la banda como personas, cada una con sus distintas personalidades. Se convertían en tus amigos, en cierto sentido. Estaba demasiado centrado en la música, la puesta en escena y la iluminación para ver lo importante que era su enfoque en el personaje: hacía que las películas fueran algo diferente y especial. Jonathan también fue increíblemente generoso durante la edición y mezcla. Él y el productor Gary Goetzman nos hicieron sentir bien en la banda; Querían oír lo que teníamos que decir. Esa inclusión fue muy inspiradora para mí. Aunque yo ya había dirigido videos de música antes, esta mentoría de Jonathan me animó a intentar hacer un largometraje.

Jonathan me ayudó cuando estaba desarrollando True Stories, escribí una canción para su película Something Wild, una partitura para Married to the Mob y hicimos una secuencia de prueba para un documental nunca completado con Robert Farris Thompson llamado Rule of the Cool. Jonathan se enfocó en otras cosas: algunas muy exitosas, otras no tanto. Entremezcló todo ello con una serie de documentales y películas de música. Los documentales son puros trabajos de amor. Tienden a ser celebraciones de héroes desconocidos (…). Las películas de ficción, las películas musicales y los documentales están llenas de tanta pasión y amor. A menudo convirtió lo que sería una película de género en una expresión muy personal. Su visión del mundo era abierta, cálida, animada y enérgica..”

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close