Cine, Tv y Teatro

Stranger Things: primeras impresiones

Stranger-Things-poster

Los hermanos Matt y Ross Duffer (Wayward Pines) son los creadores de esta nueva apuesta de Netfix,  que además cuenta con las actuaciones de Wynona Ryder, Matthew Modine, David Harbour, Charlie Heaton, Natalia Dyer y Millie Brown. La primera temporada de la serie está compuesta de 8 episodios.

La serie se sitúa en Hawkins, Indiana, en 1983 y en la misteriosa desaparición de un chico del pueblo. Los directores hablan de la serie como “una carta de amor a muchas de las películas con las que crecimos, como Spielberg y John Carpenter”.

La (sobrevalorada) nostalgia de los 80´s está de moda. Hace no demasiados días se anunciaba el regreso del reparto original de Los Goonies para una segunda parte.  Muchas veces a las mejores intenciones- impulsadas por añoranzas en unos casos, en otros acompañadas por un calculado objetivo comercial- no siempre les acompañan los mejores resultados. De hecho, para gran parte de los que crecieron con las películas de Spielberg, algunos homenajes nada disimulados como Super 8 – de JJ Abrams- les ha dejado indiferentes, incluso también a las nuevas generaciones.

Algo así ¿podría suceder con Stranger things? En todo caso, sería injusto decir que los hermanos han hecho un batido con las pelis de Spielberg. Sí, el  homenaje de los Duffer se circunscribe más allá de E.T. o Encuentros en la tercera fase:  toman prestados los reconocibles sintetizadores de Carpenter (HalloweenAsalto a la comisaría del distrito 13), pero, si uno comienza a rascar, puede reconocer las influencias de otras películas menos conocidas del género de terror (futurista) de los 80´s, como Viaje alucinante al fondo de la mente (Altered states, 1980), Ojos de fuego (Firestarter, 1980) o Juguete mortal (The Manhattan Project, 1986).

La crítica es, por lo tanto y, en general, positiva. Para Vulture “Stranger Things trata de encontrar un equilibrio delicado entre ir totalmente más allá y la creación de una pieza de paranoico, mágico y aterrador realismo que pueda tutearse con las obras de Spielberg, Stephen King, John Carpenter y Wes Craven. A veces, se tambalea en ese esfuerzo. Sin embargo, se las arregla para enderezarse con bastante rapidez para engancharnos efectivamente en su misterio central y la evocación sugestiva de un ayer no tan lejano, cuando las conversaciones de walkie-talkie eran nuestro snapchat”.  Para TIME “el tono nostálgico es más discreto en los momentos concretos que en el ambiente en general; en la música con sintetizadores, su estilo vivo, y sus actuaciones profundamente serias, se compromete en venderte un tipo de historia que no ya no existe en la cultura pop más comercial”. Para The New York Times “más difícil es capturar el tono de otra época. Los Duffers manejan eso bastante bien, también, gracias a un fino sentido de la moderación que parece, cada vez más, un arte perdido en estos días. Hay algunos buenos momentos aquí, pero sobre todo hay paciencia. Nada de esto funcionaría sin una actuación sólida, y la serie tiene de eso en abundancia”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close