conciertos

FM-Pop Festival (Córdoba, 25-09-2004)

El Patio de Armas del Castillo del Moral de Lucena (Córdoba) fue el escenario escogido para esta segunda edición del FM-POP Festival. Un evento que ofrecía una noche de buena música con un cartel, en este caso, sobresaliente. Si el año pasado los invitados fueron Cecilia Ann, Deneuve y Maga, en este 2004 hemos podido disfrutar de Reno, Clovis, The Sunday Drivers y Cooper. A esto hay que sumarle una fantástica organización, que incluso tuvo el detalle de poner en el cartel promocional un lugar alternativo para los conciertos en caso de que lloviera. Todo un lujo que, además, era completamente gratis.

El primer grupo en subir al escenario fue Reno. La historia de esta formación nacida en Lucena se remonta al 2000. A partir de ahí su carrera siempre ha estado en constante progreso. Han ganado premios en varios concursos: el GarbansoRock de Torredelcampo, el Desafinado de la Diputación de Córdoba o el Nivel Cero de Gijón son algunos de ellos. Este mismo año participaron en el Lagarto Festival. Su actuación nos dejó algo sorprendidos, ya que su sonido, un pop de corte sencillo y sin pretensiones, entra de forma excepcional a la primera, demostrando claramente el aprecio que sienten hacia bandas como Nacha Pop o Cecilia Ann. A destacar la voz de Marian, que canta algunos de los temas del repertorio, llevando la música de Reno a otro nivel. En definitiva las guitarras sosegadas y las preciosas melodías de Reno gustaron a todo el mundo, mientras el Patio de Armas del castillo iba recibiendo a más gente.

Llegaba el turno de Clovis, sin lugar a dudas la decepción de la noche. Tal vez fuera porque se dejaron a todo el grupo en casa, o por el lugar que ocuparon en el cartel (entre la buena actuación de Reno y los Sunday Drivers, a los que todo el mundo les tenía ganas), pero el caso es que muchos fueron los que se aburrieron con las canciones del dúo. Fino Oyonarte (bajista de Los Enemigos) y Cristina Plaza desgranaron el notable EP Time we spent together (Limbo Starr, 2003), su único trabajo de estudio hasta el momento, con canciones como Leaving you (again) o 1975 y en donde colaboraron Erik (Los Planetas) y Matthews Caws (cantante y guitarrista de Nada Surf y vecino de Clovis cuando residían en Brooklyn). Casi todo estaba pre-grabado, como él mismo anunció al final del concierto mientras soltaba la guitarra, algo que se hizo notar durante toda la actuación. Si le unimos a ello la falta de variedad en las composiciones y una voz, la de Cristina, que se anuncia como “personal y melódica” y se queda en lo primero (con todo lo que eso conlleva), pues no podemos decir que el concierto fuera de nuestro agrado. Por tanto nos quedamos con las ganas de saber cómo hubiera sido todo con la banda al completo. Por cierto, que en breve editarán su primer álbum.

No vamos a negar que, para nosotros, el gran atractivo de este FM-POP Festival era la presencia de The Sunday Drivers. Mucho está dando que hablar su flamante Little heart attacks, un segundo álbum con el que se han consolidado (y con fuerza) en la élite del panorama independiente de nuestro país. Pero más allá del disco está el directo. Y lo que ofrecen sobre un escenario supera con creces a lo conseguido en estudio: desde la pegadiza On my mind, pasando por I ain’t down (de las mejores) o Love, our love, sin duda una de las más aplaudidas por el público, el grupo se muestra muy sólido en todos los palos que tocan (más de las que se aprecian en el álbum). Time, time, time, de su primer disco, es alargada hasta combinarla con una estrofa del The weight de The Band y Only in the dark days mantiene, afortunadamente, el mismo espíritu psicodélico del que goza en su versión de estudio. Tampoco faltaron Often, I should go o Little heart attacks, esta última, evidentemente, sin los sorprendentes coros que aparecen hacia el final de la canción pero con gran parte del público tarareando su irresistible melodía. Se les veía muy cómodos a los toledanos, invitando a la gente a acercarse más al escenario y unirse a la fiesta (especialmente Julián, el teclista, todo un espectáculo tanto por su energía como por su frescura y buen hacer frente a su instrumento). Una pena que no pudieran hacer bises. Incluso ellos mismos se sorprendieron ante la negativa de no poder seguir tocando. Nos quedamos, como todos, con ganas de mucho más (y también, por qué no decirlo, de escuchar su versión del Your time is gonna come de Led Zeppelin).

El grupo que cerraba el festival era Cooper, el proyecto de Alejandro Díez (ex líder de Los Flechazos). Una banda con un directo abrumador, donde no hay ni un minuto de respiro. Desde el comienzo con Cerca del sol, una de sus mejores composiciones, Cooper se muestran intratables en el uso de las buenas melodías apoyadas en las letras de Alejandro y las potentes guitarras. Todos sus temas más conocidos sonaron para regocijo, sobre todo, de los seguidores más acérrimos: Yo sé lo que te pasa, Oxidado, Technicolor… No faltó ni una. Para terminar, eso sí, nos obsequió con esa pequeña joya que es Cierra los ojos y con una versión de Los Flechazos. Fantástico concierto para terminar este FM-POP con unos Cooper que proximamente editarán nuevo disco (o mejor dicho, recopilatorio) con temas de sus últimos EPs y singles, ya que tras Fonorama (2000), Alejandro tomó la decisión de no volver a grabar un disco completo.

Se terminaba así una noche más que interesante y que esperamos se repita el año que viene. Eso sí, como se mantenga esta oferta tan atractiva, en sucesivas ediciones el Patio de Armas puede quedarse pequeño. Sería una buena señal para todos.

Texto: Francisco José Fernández Luque.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close