Cine, Tv y Teatro

La película de la semana: Berberian Sound Studio

berberian

Se estrena finalmente en nuestro país- después de cuatro años – la película del director británico Peter Strickland, homenaje al giallo, popular cine de terror de la Italia de los 70.

Una película que trata sobre uno de los estudios míticos de los años setenta. Narra la historia de Gilderoy, un joven ingeniero de sonido que debe viajar hasta Italia, cuya vida y realidad cambiarán a raíz de mezclar una de las obras más importantes pertenecientes, a uno de los grandes maestros de la música clásica. La banda sonora además es de Broadcast, lo último que grabó el grupo antes de que falleciera su cantante Trish Keenan, a comienzos de 2011. La película ganó el primer premio de la competición internacional de la decimoquinta edición del Buenos Aires Festival de Cine Independiente (Bafici).Toby Jones (Los juegos del hambre, Mi semana con Marilyn) fue el elegido por Strickland para dar vida a Gilderoy, el protagonista de la película. Además, el reparto se completa con actrices como Tonia Sotiropoulou (Skyfall) y Susanna Cappellaro (Sombras tenebrosas).

“Berberian Sound Studio no es como nada de lo visto anterormente – y si eso o no ‘engancha’ parece casi irrelevante. En esta era del cine de molde, la visión moral y estilística personal de Strickland merece los mayores elogios…” asegura Time Out London. “Naturalmente, aquellos que están familiarizados con los Argentos, Martino y Deodatos podrán recoger un disfrute adicional (…).Pero la matizada, atmosférica y ambigua película de Strickland trasciende el género” advierte Total Film. The Telegraph asegura que “es una de las mejores películas del año (2012), una gran y retumbante trueno de un genio”. The Guardian concluye: “Totalmente distintiva y casi inclasificable, una música de pesadilla, una implosión psico-metafísica de la ansiedad, con restos de extraño sabor a comedia de humor negro y toques de cinéfilo. Es de verdad extraña y realmente buena”. The New York Times advierte, sin embargo que “No es comparable a las muchas de las adoradas películas italianas del señor Strickland, que podían ser excelentes ejercicios de estilo cinematográfico y de ambiente sin dejar de ser imperfectas”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close