Domingo , 20 de Agosto de 2017
Home > especiales > entrevistas > Lori Meyers (julio 2006)

Lori Meyers (julio 2006)

Con tan sólo dos discos en el mercado, Lori Meyers ya se han promocionado a la primera división de la escena “independiente” nacional. Si con su debut Viaje de estudios (Houston Party Records, 2004) fueron comparados con Los Planetas, con su segundo trabajo, Hostal Pimodan (Houston Party Records, 2005), se han consolidado con un sonido mucho más personal. Cuando en la prensa se hablaba de ellos como la “esperanza” de la música española, entre otras cosas gracias a sus poderosos directos, se enfrentaron a su compañía por problemas con la edición de Hostal Pimodan. Al final, el grupo ficha por La Incubadora (una filial de Universal), donde han reeditado el disco tal y como ellos querían. Hablamos con Noni y Alejandro (cantante y guitarrista respectivamente) durante un ameno desayuno en un céntrico hotel madrileño.

¿Cuáles son los orígenes de Lori Meyers?

Noni: Empezamos en el 98 o por ahí. Somos todos de un pueblo de Granada, y con 14 o 15 años empezamos con el grupo. Nos tiramos mucho tiempo, como cuatro años, tocando por todos los escenarios de Granada y el resto de Andalucía. Y luego llegó nuestro primer contrato.

Alejandro: Grabamos cuatro o cinco maquetas hasta el 2003 más o menos. Las primeras en inglés, luego ya en castellano. Y la última fue la que escucharon casualmente en un bar la gente de Houston Party Records. Les gustamos y nos ofrecieron firmar un contrato, que se ha ido a tomar por culo hace unos meses escasos.

¿Cómo vivisteis ese paso, de no tener todavía un disco editado a firmar con una de las independientes más potentes?

Noni: Era nuestro primer contrato. A bandas como la nuestra les hace falta antes un paso para conocer la realidad de los grupos, no saltarse el paso de ir a tocar por trescientos y pico euros… Es lo que ha hecho todo el mundo, creo que es muy importante para coger tablas. Ahora la cosa ha cambiado. Hace un año pasamos a tener que consolidarnos un poco, y creo que ahora ya estamos más o menos consolidados, ¿no?

¿No os extrañó ser el primer grupo español que movió Houston Party?

Alejandro: Houston Party, más que un sello, es una distribuidora, y nosotros fuimos los primeros que ficharon en castellano en nuestro país y el primero que tuvieron que manejar para grabar un disco y poner la pasta, luego hacer la promo… Y bueno, unas cosas se hicieron bien, otras se hicieron mal, acumulamos muchos problemas poco a poco y poco a poco hasta que llegamos a lo de la portada del último disco. Entonces nos preguntamos “¿Qué coño hacemos aquí?” Y así fue como intentamos dejar al lado todas las movidas… Bueno, muchas no las vamos a contar, pero lo más significativo fue lo de la portada.

Noni: Bueno, en un principio Houston Party cumple todo lo que tiene que cumplir una independiente, que es sacar grupos. Y todas las bandas extranjeras son de calidad, por lo que estuvimos muy orgullosos siempre de compartir catálogo con ellos. Pero llegó un momento en el que nuestros caminos se separaron. Cada uno quería tirar por su lado y se rompió la cosa. Pero hay que sacar lo bueno de todos los periodos. También nos quedamos con cosas buenas. Sobre todo con el cambio. [risas]

¿Merecía la pena luchar tanto por conseguir los derechos y reeditar el disco?

Noni: Ten en cuenta que el disco sale con Houston party y a los dos meses se paró la fabricación, se quedaron sólo en stock unas dos mil o tres mil copias. Lo que sí que no queríamos es que se quedaran sólo estas copias en la calle. La gente quería más. Nosotros nos íbamos ya de la compañía y que se acabara ya el Hostal Pimodan… El disco era nuestro, pero no estaba en la calle, se retira de las tiendas. ¿Qué hacemos? ¿Se acabó Hostal Pimodan? ¿Se acabó el disco en tres meses? Entonces, hablamos con La Incubadora y la cosa iba bien encaminada con ellos, tenían la mismas ganas que nosotros de darle un último empujón al disco. En realidad no había tenido el empujón que se merecía. Cuando nosotros estábamos mal con Houston Party apenas se hizo promo, el disco se conoció por el boca a boca. Sin ese boca a boca nadie habría hecho ni puto caso al disco. La verdad es que hemos tenido mucha suerte.

Habéis pasado ya de ser otro grupo aspirante a ser Los Planetas, como muchos dijeron al principio con Viaje de estudios, a ser considerados un poco la “esperanza” del pop español ahora con Hostal Pimodan

Noni: Siempre hay que dar oportunidades a los grupos noveles. No puedes pedirle a un grupo que demuestre nada ni siquiera en dos discos. Ahora las cosas han cambiado un poco, nos intentamos aprovechar de todas las posibilidades por mínimas que sean, e intentamos hacer lo mejor en el mínimo tiempo. Nosotros hicimos Viaje de estudios, que es un disco que suena muy a Los Planetas, y de hecho se grabó en su estudio. Lo grabamos en tres días y Hostal Pimodan en diez. Ya la diferencia es amplia y se nota, en los matices, en el sonido…

¿Cómo cambió la producción? El primero lo grabasteis como dices en el Refugio Antiaéreo de Los Planetas y el segundo en el estudio de Paco Loco, aunque para la producción siempre habéis contado con gente de fuera.

Alejandro: Fue una cosa, más que nada, de Houston Party. Como su catálogo está lleno de grupos extranjeros, conocían a muchos productores americanos. Nos lo ofrecieron y claro, no vamos a decir que no. El primer disco lo produjo Mac McCaughan y el segundo Tom Monahan. Quizá por eso es más limpio, con más matices; él es más músico. Cada canción la individualizó, hacía cualquier cosa que le decíamos.

Noni: Cada uno vino en su época y nos vino muy bien. Que tu debut lo produzca Mac McCaughan, de Superchunk, un tío con tanta historia… Fue algo que nos tranquilizó mucho, era nuestro primer disco, estábamos perdidos, teníamos sólo tres días y él nos dio seguridad. Con Hostal Pimodan buscábamos otro sonido, cambiar un poco y hacer lo que realmente queríamos. Lo que hacía Mac ya no se ajustaba tanto a nuestras intenciones.

Esto se nota también un poco en las grabaciones de vuestras demos, ¿no? En las que se publicaron en los EP de Houston Party o en las que ahora se incluyen en el segundo CD de la reedición del Hostal Pimodan parece ya sabíais muy bien por dónde queríais ir.

Alejandro: El productor sólo se encarga del sonido. Las canciones estaban ya montadas.

Noni: Entramos en el estudio con una pequeña producción nuestra ya hecha, sabíamos cómo queríamos las guitarras, la batería y el bajo de cada canción, el sonido, sus niveles… Ahora, nosotros tenemos veintitantos años, y aunque tenemos experiencia y es nuestro segundo disco, nos gusta tener a alguien con mucha más experiencia, de peso, que sepa cómo llevar tus discos. Y que tú tengas las ideas muy claras, lo único que hace es facilitar el trabajo. Yo no creo que un productor tenga que inventar nada, el productor que inventa es porque le han dado un cacho de bulto y seguro que piensa “Te voy a hacer el disco pero por lástima”. Con nosotros es más una labor de poner las cosas en su sitio y poco más.

¿Y os gustaría, por ejemplo, grabar con gente como Steve Albini –el primero que se me ocurre ahora, porque como graba con todo el mundo…– o alguien que le pueda aportar un sonido diferente, que le dé un nuevo enfoque a vuestro disco, tal vez incluso aquí en España?

Noni: Yo con Steve Albini no lo haría, porque no me gustan los últimos discos que ha grabado y creo que ahora no tiene ningún criterio. Nosotros contamos con Tom Monahan que venía de estar en su momento, de grabar a Devendra Banhart, de estar de ingeniero de sonido con Dinosaur Jr…. Era el primer grupo que salía a grabar fuera de EE.UU. Nosotros creemos mucho en el momento de las personas. Y Steve Albini no está en su momento. Habrá ahora por ahí un jovencillo que esté en su momento, no como Albini. Un Messi o un Robinho y no un Anelka. [risas]

Ya que sacas el fútbol, que es una de vuestras pasiones, ¿cómo surgió la idea del videclip de Dilema?

Alejandro: Lo propusimos y picaron: “Queremos hacer un videoclip jugando al fútbol”. La verdad es que nos lo pasamos muy bien. Era la idea de hacer un partidito con los amigos.

Noni: La idea era quedar con los amigos a darle cuatro patadas al balón y que lo grabaran.

Alejandro: La idea también era que salieran Antonio Arias y J…

Noni: Sí, claro, el típico partido con los amigos, para nosotros es algo típico, siempre andamos jugando al fútbol. Y bueno, también me acuerdo del videoclip de Oasis, que también salían jugando, y aquí ningún grupo de rock lo había hecho. Y luego te ponen los goles con un grupo de rock de fondo pero al revés no había nada. Nosotros, además de por ser futboleros, queríamos llevar a los amigos, había mucha gente del pueblo a la que llevábamos mucho tiempo sin ver. Jugamos de verdad un partido con ellos y luego ya nos grabaron a nosotros más planos, y nada más, fue una cosa guay.

Sí que es cierto que la relación fútbol-música, algo que en Inglaterra por ejemplo es muy típica, aquí queda en algo como más “cañí”, más alejado quizás del pop y el rock.

Alejandro: El otro día leí en una revista el top ten de canciones de fútbol y había unas pocas españolas, pero no sé. En España el fútbol es una realidad, es el deporte nacional y se ve mucho. A nosotros nos gusta y es lógico que lo reflejemos. Yo por lo menos suelo andar hablando de fútbol con la gente casi todos los días.

Noni: Ten en cuenta que nuestra música se basa mucho en lo cotidiano, en las cosas que nos pasan, y el fútbol entra dentro de nuestras vidas. ¿Que no hemos hecho una letra directamente sobre fútbol? Pues cuando nos venga, la haremos o algo, pero el rollo es que el fútbol, como muchas otras cosas, forma parte de Lori Meyers.

¿También forma parte de Lori Meyers andar detrás de la novia buscando zapatos por toda la ciudad? ¿Habéis pensado hacer el videoclip tal cual?

Noni: Ya me lo ofrecieron, aunque sea con dos actores. Ahora Sus nuevos zapatos ni siquiera saben si va a ser el siguiente single, lo están discutiendo a ver si es El aprendiz… A nosotros nos da un poco igual. A mí si me lo dicen, no lo voy a hacer, ir paseando seguido por una cámara por las tiendas… ¿Hago la puta canción porque no tengo ni putas ganas de irme de tiendas y voy a tener que hacer el vídeo? Paso [risas]. Si lo hago que sea en Valladolid, por ejemplo, ni en Granada ni en Madrid, que no me conozcan.

Volviendo a la parte musical, desde el principio todo el mundo hablaba de si sonabais a Los Planetas, pero parece claro que vuestro sonido va más allá, que ésa no era más que la comparación fácil.

Noni: Ya sabes, la prensa primero tiene que orientarnos. Nosotros nunca nos hemos quejado de lo de Los Planetas, ni ahora lo de Los Brincos. Estamos en un país donde no hay mucha tradición musical y es normal que se orienten las cosas así, en esos términos. Nosotros éramos los primeros que sabíamos que no éramos como Los Planetas, y Los Planetas eran los primeros que sabían que no éramos como ellos. Y con eso nos basta y nos conformamos, porque nadie quiere copiar a nadie ni queremos relevar a nadie. Lo único que queremos es sacar discos para adelante. Ya llevamos dos y vamos a por el tercero, en unos años tendremos cinco y nos dirán “Ya sois como Los Planetas, tenéis cinco discos”.

Y al margen de comparaciones, ¿no os asusta lo bien que hablan de vosotros los medios de comunicación? ¿No os resulta a veces demasiado?

Noni: Bueno, sí, pero a nosotros lo que nos importa es cumplir con nuestras expectativas. Dicen “Lori Meyers son la caña”, y luego en directo nos partimos para que seamos la caña, pues ya está. Vosotros seguid diciendo cosas y luego a ver si nosotros las cumplimos. Si no lo hacemos será cuando vosotros estaréis dispuestos a decir “Me cago en su puta madre, serán cabrones, éstos no valen nada”. Pero nosotros lo que estamos haciendo es intentar cumplir nuestras propias expectativas, tanto en estudio como en directo. Mientras nosotros estemos contentos… La presión hay que dejarla aparcada cuando entras al estudio, hay que dejar de pensar en todo el mundo, porque se te puede ir la cabeza si empiezas a pensar en lo que has vendido y cosas así.

¿Y qué expectativas tenéis ahora? ¿Tenéis planes de salir fuera?

Noni: Parece que hay algo por ahí, algo “sudaca”…

Alejandro: No, no, es en Méjico.

Noni: Ah, bueno, “centraca” entonces [risas]. Pero vamos con tranquilidad. Yo todavía no me quiero ir para allí.

Alejandro: Tiene que haber una previa allí, que salga el disco.

Noni: Me gustará ir fuera cuando no me quede dónde ir aquí. Y todavía nos quedan muchos sitios a los que llegar. Como para irnos ahora a hacer un trabajo a un sitio más grande… Es mejor dejar primero España y no descartar salidas a Francia y cosas así. Creo que Hostal Pimodan puede funcionar muy bien en Francia, como en España, son países muy afines, y además a los Sunday Drivers les ha ido muy bien allí ahora… Quiero decir, no sería una gira costosa. No es lo mismo mandar un grupo a Méjico que darle una vuelta por España. En España queda mogollón por hacer todavía.

¿Pero creéis que existe esa posibilidad como les ha pasado a los Sunday Drivers?

Noni: Ellos hacen muy buena música, y si crees que haces buena música e insistes seguro que te salen las oportunidades. Nosotros llevaremos como seis meses saliendo en la KXP, la radio más importante de Internet, que está en Seattle, y no vamos a ir a tocar a los Estados Unidos. Pero, por ejemplo, Tom [Monahan, el productor] es de allí y se ha hecho fan del disco. Sólo en Los Ángeles hay mogollón de hispanoparlantes, y es una posibilidad, pero de momento hay que machacar aquí.

¿Os veis tocando en el Hollywood Bowl?

Noni: Joder… no sé, en cualquier sitio. La KXP nos trata muy bien, y estamos pendientes de que nos pidan una “performance”, que se la suelen pedir a todos los grupos. También Los Planetas tienen muchos conocidos allí en Méjico, y podría salir gracias a nuestro mánager también, pero de momento hay que esperar. Aunque fliparíamos tocando en cualquier sitio fuera, ya ves. Pero tanto allí como ir a cualquier sala en Roma o en Niza mismo. El rollo de salir es cojonudo.

¿Y qué os falta por conseguir aquí?

Noni: Que nuestro tercer disco sea chulo, es lo que falta. Nuestra, más que consagración, poder decir: “aparte de lo que hemos aprendido a hacer de nuevas, esto es lo que son Lori Meyers, lo que han llegado a ser Lori Meyers”. Y realmente, poner un disco sobre la mesa con el que estemos igual de contentos que con el anterior y habiendo superado todas nuestras expectativas. Nuestro tercer disco es nuestra próxima meta antes de pensar en salir fuera.

¿Y tenéis ya algo preparado? ¿Alguna canción ya montada?

Noni: No, no, todavía hay que darle más tiempo, estamos hablando de año, o año y pico. Pero es lo más cercano que tenemos. Seguir girando con el Hostal Pimodan y luego ya ponernos con el tercero. Ahí nos cabrearemos con la compañía, antes o después… [risas]

¿Y seguiréis sacando maquetas y canciones de éstas que tenéis guardadas por ahí para algún EP o similar?

Noni: Sí, porque todos hacemos cosas en casa. A la hora de meterlas para Lori Meyers medimos cada uno con la misma medida, guardando una serie de pautas, una estructura… Pero tenemos mogollón de cosas por ahí guardadas. A las tres semanas de sacar el Hostal Pimodan ya teníamos como para hacer otro disco con todo ese material, pero hay que coger las canciones que estén a la altura, claro.

Además de que luego son un valor añadido para la gente que os sigue, y que puede ver el proceso de cómo eran al principio y cómo terminaron en el disco.

Noni: Sí, como en los ensayos que grabamos, que es algo como más tuyo, pero siempre le gusta a la gente, y ver lo que haces, y cómo tras pasar por el productor le cambia alguna cosa, el sonido o lo que sea… Nosotros somos como más bastos, y el productor lo limpia todo luego.

¿Y cómo es ese proceso? ¿Normalmente alguien lleva una estructura o una melodía y trabajáis sobre ella?

Noni: Sí, normalmente alguno viene con una idea previa y trabajamos sobre ella, pero no tenemos un método concreto. Vamos cambiando según el momento. Nunca descartamos hacer otro tipo de cosas.

Y, por ejemplo, ¿descartaríais en algún momento a Vanesa Zafra para hacer el diseño de los discos?

Noni: Hombre, cuando me deje la mandaré a la mierda y no volverá a hacer portadas de Lori Meyers. No, hombre. Nosotros para tomos llevamos una línea, con amigos trabajadores. Y Vanesa, además de ser amiga de todos, en esa época vivió mucho el éxito del grupo. Flipamos con la primera portada y cuando vimos la segunda, nos daba cosa ver que no estaba donde tenía que estar. Y ella, hasta que se harte. Ahora la llaman también para hacer más cosas. Si un día no nos gusta lo que hacemos, pues ya veremos, pero ahora mismo estamos muy contentos con su trabajo.

La verdad es que una de las cosas más llamativas de vuestros discos es el diseño, como por ejemplo el de los dos EP, y no sólo me refiero a la portada.

Alejandro: Nosotros le damos libertad total, porque como tengamos que ponernos nosotros con movidas artísticas…

Noni: Yo creo que le ha dado un baño a Aramburu, ahora es mucho más fresca. A mí me gusta mucho ver un disco chulo, con un buen diseño, con una buena textura… Lo mejor es que a ella le damos la maqueta y tras oírlo, lo hace todo. En el single del Dilema, por ejemplo, además de usar la estética del Hostal Pimodan, me dijo que lo había hecho por mí con los colores del Milán, que soy super fan desde chiquitillo…

Además, con todos los problemas que hay ahora con la piratería, y la “crisis de la industria”, el diseño parece cobrar más importancia.

Noni: Las cosas están cambiando y debemos amoldarnos. El rollo es quejarse la S.G.A.E., los músicos, el público… Lo que habría que hacer es hablar entre todos, y si el disco cuesta veinte céntimos, pues no subirlo mucho, o aprovechar y dar otras cosas…

Parece que con el salto al CD se perdió un poco el gusto por el diseño, que había que hacer algo como para cubrir el expediente pero que no se le daba importancia.

Noni: Ya ves, hay algunos vinilos que son para enmarcarlos, son auténtico arte. Tú pones veinte vinilos enmarcados y son parte de la historia de la música, portadas como el Sgt. Peppers o la Creedence… Es un concepto de los sesenta que nos gusta mucho, y con Vanesa hemos querido mantenerlo y tenerlo presente. Vanesa hizo el Viaje de estudios con el ratón, punto a punto… Luego cuando tuvimos más dinero le compramos ya una tableta y el lápiz, pero el dibujo entero fue sólo con el ratón.

Y hasta aquí pudimos llegar. El desayuno había terminado y el grupo tenía que continuar con las labores de promoción y prepararse para los bolos de verano, como el que ofrecieron en el festival MetroRock de Madrid. Si tienes la ocasión de verlos en directo, no lo dudes.

También te puede interesar...

Lori Meyers consiguen su primer nº1 en España

En la Espiral (2017) el sexto disco de estudio de los granadinos.

Lori Meyers anuncian los conciertos de presentación de su nuevo álbum

Lori Meyers anuncian tres conciertos irrepetibles en tres salas seleccionadas para la ocasión (Industrial Copera …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *