Cine, Tv y Teatro

Z

zMe encontraba viendo en televisión Ana de los mil días cuando, en mitad del sopor que me producía -no tanto porque la película fuera mala sino porque la historia ya estaba trillada- me decidí a buscar qué películas, además de ésta, habían sido nominadas al Oscar como mejores del año 1969, descartando aquéllas que ya había visto: además de la citada, Cowboy de medianoche, Hello, Dolly! y Dos hombres y un destino. De esta forma llegué a Z, un thriller político dirigido por Costa-Gavras con guión de Jorge Semprún (nuestro ex ministro de cultura), basado en la novela del mismo nombre del escritor Vassilis Vassilikos. El film se llevó nada menos que dos premios Oscar: Mejor película extranjera y Mejor montaje, dejando a Semprún con la nominación por su guión adaptado.

Uno de los rasgos que hacen sugerente la película es que resulta plenamente convincente desde las primeras imágenes, cuando en un Estado X, en un país X (se supone que Grecia), un político de la oposición va a realizar un mitin. Los primeros momentos y las conversaciones donde se observa la negociación entre militares, policía y los colaboradores de la oposición para situar el emplazamiento donde va a tener lugar el discurso, así como las sospechas de un posible atentado, resultan absolutamente creíbles. Incluso toda la tensión, que se inicia desde la misma llegada del diputado hasta el crimen, que es el centro argumental, podrían estar sacados de un documental. En este thriller, Costa-Gavras decide no ahorrar ningún momento de violencia -como se puede observar en otras de sus obras- siempre y cuando sea necesaria para la trama. La escena inmediatamente posterior al atentado, en la que otro de los diputados se sube a la furgoneta en marcha y mantiene un forcejeo con uno de los asesinos, resulta totalmente real y parece obtenida en una sola toma.

z-costagavras

Otro rasgo curioso es que el protagonismo inmediato se deja a los personajes secundarios. Ni Yves Montand ni Irene Papas -ambos, por otro lado, magníficos en sus breves apariciones como el diputado y la esposa de éste-, van a llevar el peso de la trama. Por contra, los protagonistas serán aquéllos que representan a los dos ejes que van a intentar, contra viento y marea, proteger la ley frente a la tiranía; los encargados de reestablecer la verdad frente las presiones de los medios gubernamentales y militares: la Justicia, a través del juez de instrucción interpretado por Jean-Louis Trintignant; y el periodismo, a través del periodista al que da vida un joven Jacques Perrin, por otro lado coproductor del film. Resulta igualmente llamativo que dentro del argumento melodramático que resulta de la investigación judicial broten determinadas manifestaciones humorísticas, como se observa en algunos interrogatorios (“¿Es usted comunista? – ¿Pero qué dice? ¡A mí lo que me gusta es el fútbol!”) o en la descripción de los militares, a menudo un poco exagerada. Es en esa segunda mitad del film y hasta el final donde el guión se acerca más a ciertos ejemplos del neorrealismo italiano.

Costa-Gavras muestra en Z, finalmente, todos los aspectos reales concernientes al “affaire Lambrakis”, político griego víctima de un atentado que tuvo lugar en Salónica el 22 de mayo de 1963. Gavras y Semprún dejan ya claro al inicio del film que “Cualquier parecido con acontecimientos reales, personas vivas o muertas, no es fruto del azar. Es intencionado”, y en ese sentido la mayor parte de los personajes son reales, incluso el juez, Khristos Sartzetakis, que llegaría a convertirse en 1985 en presidente de la República Griega. Rodado con pocos medios en Argelia, el film fue totalmente prohibido en muchos países (España, naturalmente, pero también Grecia, México, Portugal, Marruecos o Brasil), y sin embargo llegó a Hollywood convirtiéndose en el primer film nominado simultáneamente en las categorías de Mejor película y Mejor película extranjera. Hoy en día es un referente imprescindible y muy recomendable dentro del cine político, y también del buen cine.

Santiago Hurtado

Z (Francia, Argelia)
Dirección Costa-Gavras Producción Jacques Perrin Ahmed Rachedi
Guión Jorge Semprún Vassilis Vassilikos (novela original) Reparto: Jean-Louis Trintignant, Yves Montand, Irene Papas, Jacques Perrin

Tags

One Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close