discos

Xiu Xiu – Fabulous muscles

Escuchando su primer disco, Knife play (2002), nadie diría que podrían firmar algo como I luv the valley, o quizás sí. Han pasado (o lo están haciendo) de ser inaccesibles, grotescos, exagerados o sobreactuados, a serlo menos. Porque eso tampoco es tan malo cuando se trata de expresar sentimientos.

En A promise (2003), van de la cordura a la locura sónica con solo apretar un botón. O también transforman la realidad y nuestra percepción para con la vieja lógica, y nos sumergen en un universo lleno de fantasía y genialidad en Sax redux-o-grapher. ¿Qué se puede esperar después de contemplar las múltiples personalidades de este grupo? Pues la verdad es que cualquier cosa.

Llegados pues a este 2004, que se presenta caótico ya desde sus inicios, Xiu Xiu nos vuelven a sorprender en el mejor sentido posible. Y nos presentan su opción, no sé si de evasión o de espejo de la realidad. En Crank heart ya se empiezan a abrir más y mejor, y a cada paso que dan, a cada segundo, nos damos cuenta que a lo mejor los raros no son ellos. Y como unos The Cure sin complejos, el segundo corte del disco, ya antes mencionado, avanza como un hueso duro de roer contra escepticidades o remilgos absurdos. Little Panda McElroy puede servir de ejemplo para muchos grupos a lo Radiohead, en cuanto a experimentación se refiere. Otra muestra del mundo enfermizo en el que habitamos es Support our troops Oh! (black angels Oh!), con su desconcertante desarrollo interno y su explícito mensaje sonoro.

Cada canción, minuto e instante del disco es un clarísimo ejemplo de lo que es estar predestinado a crear y a no dejar indiferentes a los demás haciendo música. Si le quitamos pues la capa superficial (que cada vez es más fina) y borramos nuestras viejas creencias, podemos llegar a percibir la genialidad que esconde Xiu Xiu. Está claro que este grupo, le pese a quien le pese, se abre camino a golpe de locura, valor y sentimiento. Del de verdad. Esperemos que tengan su propio hueco reservado en la música popular.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close