conciertos

Xiu Xiu de gira (octubre y noviembre, 2004)

Dentro de la amplia gira de Xiu Xiu por nuestro país, posiblemente Madrid junto con Jerez y Huelva se presentaban como las citas más atractivas a priori. Y es que mientras los andaluces se encontraban nada más y nada menos que a Migala como partenaires del dúo americano, en la capital los allí presentes pudimos asistir a otras dos propuestas musicales más, The Secret Society por un lado y Aroah por otro. AltaFidelidad.org asistió a los conciertos de Barcelona, Madrid y Gijón, y nuestras impresiones sobre el directo de Xiu Xiu fueron más que gratas.


Xiu Xiu en Barcelona

Por su parte, The Secret Society, el proyecto en solitario de Pepo Hernández, apareció con su guitarra listo para romper el hielo. Prepara su primer álbum para el 2005, y así interpretó varias composiciones que no se encuentran en sus dos primeros EP’s, January y Bomb the past -éste producido dentro de la filosofía del copyleft-. Temas como Moving units, Man vs. machines o My relationship with above ahondan en su línea acústica, de letras profundas y comprometidas. Pero lo mejor estaba por llegar, y tras la terrible La haine, Pepo se marcó una gran versión del Fire in Cairo de The Cure, que fue muy bien recibida por el escasísimo público presente en la sala. Cerró su actuación de manera brillante, con De costa a costa, en la que Malela (que fuera componente de Nosoträsh) lo acompañó a la voz y la melódica, dejando un conjunto final verdaderamente notable.


The Secret Society, telonero en Madrid

En cambio Aroah, con dos excelentes álbumes a sus espaldas (el No podemos ser amigos del 2002 y el The last laugh de este 2004), no se encontró nada cómoda sobre el escenario. Desde luego que una sala fría que seguía tristemente casi vacía -algo un tanto incomprensible- no ayudó mucho, pero tampoco es excusa suficiente. Aunque se pudieron escuchar composiciones tan bellas como Myriam, la primera, Madrid, Too proud to try o Fuck rock, los aparentes nervios y la falta de concentración deslucieron tristemente el resultado final. Sería interesante, eso sí, volver a ver a la cantautora bien rodeada de nuevo por una banda que sepa llevar al directo los exquisitos arreglos del estudio.


En Madrid también actuaba Aroah

Centrándonos en Xiu Xiu, después de su paso por el Primavera Sound 2004 en una actuación que supo a poco, no podíamos perdernos ver otra vez a estos dos músicos inquietos: él, Jamie Stewart; ella, Caralee McElroy. En poco más de una hora ofrecieron un amplio abanico de opciones de todo su repertorio actual: Knife play, A promise y Fabulous muscles. Variedad y sobre todo, savoir fair. Así, se concentraron de principio a fin en la música como único hilo conductor entre ellos y un público cada vez más entregado y expectante. Si bien hay que mencionar que hubo grupos entre los espectadores de Gijón que no se destacaron precisamente por su comportamiento educado, impidiendo disfrutar como es debido a todos aquellos que se acercaron al concierto no por moda, sino por interés musical.


Jamie Stewart en Barcelona

Xiu Xiu se presentaron en un escenario que tenía algo de mágico por la parafernalia de la que se rodean. Se fueron alternando entre un conjunto de platillos y triágulos situados sin orden aparente, guitarras eléctricas y varios teclados -uno de ellos con un fuelle como el de los acordeones-. Sonaron Crank heart y su demoledora progresión rítmica, el casi clásico de su último disco Fabulous muscles (mama black widow), así como Clowne town y seguramente la más esperada de todas, la enorme I luv the valley, oh!. También algunas perlas de sus inicios como Don Diasco o I broke up (que desprendidas de parte de su exhuberancia sonora se muestran más accesibles y cercanas), y alguna que otra de su A Promise, como Apistat Commander o Pink city. Y aún así faltaron joyas del calibre de Sax-redux-o-grapher o Ian Curtis’ wishlist.


Caralee McElroy en Madrid

Como sorpresa especial, interpretaron toda una rareza del Fag patrol, Helsabot of Caraleebot (que en Madrid sirvió para cerrar los bises), pero con el añadido de que en lugar de Stewart fue su compañera femenina la que puso la voz. Era emocionante ver cómo Jamie tocaba la guitarra y miraba con ternura a Caralee, mientras ésta se descubría con una voz dulce y envolvente. Sin duda todo un placer asistir a un concierto con músicos tan humildes, consecuentes e ilusionados con lo que hacen. Ya sólo queda esperar a ver con qué disco nos sorprenden en el 2005, teniendo en cuenta que continuen con el ritmo actual de álbum por año.

Textos: José L. Gallego y Miguel González
Fotos: Sergi Serrano (Barcelona) y Miguel González (Madrid)

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close