conciertos

Wilco (Barcelona, 8-11-07)

El jueves 8 de noviembre estuve en el concierto de Wilco en Barcelona, en Razzmatazz. Era la cuarta vez que los veía en directo, pero la primera en una sala de conciertos fuera de un festival. Ya los había disfrutado con anterioridad en las ediciones del 2004 y 2007 del Primavera Sound y en el Azkena Rock 2005, y aun así lo viví como toda una experiencia, como si fuera la primera vez. No en vano Wilco es uno de los mejores grupos que he visto sobre un escenario: todos los músicos son excelentes y se compenetran a la perfección.

El espectáculo comenzó sobre las 21.30h, cuando Jeff Tweddy saltó al escenario calzando un sombrero -que no se quitaría en ningún momento- y con una guitarra acústica empezó a tocar la fantástica Sunken treasure, una de las canciones mas bonitas que se pueden encontrar en el Being there (Sire, 1996). Justo después comenzaron a presentar temas de Sky blue sky (Nonesuch, 2007), como You are my face o Side with the seeds, que en directo sonaban aun mejor que en estudio. Después nos deleitaron con I am trying to break your heart. Aquí debemos deternos para hacer mención especial al batería Glenn Kotche, que está hecho todo un crack, y que demostró que su dominio de las percusiones es simplemente espectacular. Tras Pot kettle back todo el mundo se puso a cantar Handshake drugs. Siguieron con la que posiblemente es la mejor canción del nuevo disco, Impossible Germany, en la que el guitarrista Nels Cline nos demostró una vez más que se ha convertido en una presencia imprescindible desde que llegó a la banda en 2004.

Tras Sky blue sky el repertorio continuó con las sorpresas de One by one, que encontramos en el disco que publicó Wilco con Billy Bragg titulado Mermaid Avenue (Elektra, 1998), y Too far apart, la única canción que rescataron de su primer disco, A.M. (Sire, 1995). Entonces sonaron las primeras notas de Jesus, etc… y hubo un pequeño suspiro general que puso la piel de gallina a más de uno. Acto seguido entonaron Hate it here, Walken y la siempre genial I’m the man who loves you, con una gran explosión de energía. En la recta final nos encontramos con Hummingbird, que recibió también una gran ovación, para terminar esta primera parte del concierto con On an on, curiosamente el tema que cierra Sky blue sky.

En el primer bis tocaron What light, seguida de California stars, Forget the flowers y una War on war muy coreada por el público. Se volvieron a marchar tras la bella Shot in the arms, originando una gran respuesta de parte del respetable con los típicos “Oe oe oe”. Por supuesto Wilco regresaron, esta vez para finiquitar el concierto con dos temas enormes. Primero Heavy metal drummer, del Yankee hotel foxtrot (Nonesuch, 2002), y luego lo mejor de la noche, Spiders (Kidsmoke), que duró casi una eternidad para el goce de todos los presentes. Una buena muestra del mejor krautrock, muy espectacular gracias a unas fluctuaciones en ritmo y sonido únicas. Fantástica la actuación de Wilco, que pasada la noche de Barcelona todavía darían lo mejor de sí en Madrid, Zaragoza y Bilbao. Una mini-gira intensa -cuatro noches consecutivas- y un éxito absoluto de crítica y aforo. Desde luego que, si hubiera podido, me habría acercado también a la capital aragonesa, porque ya estoy ansioso de volverlos a ver.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close