Cine, Tv y Teatro

We Are Who We Are: primeras impresiones

La primera serie del director Luca Guadagnino explora de nuevo su terreno conocido de la mayoría de edad, esta vez ambientado en una base militar de los EE. UU.

A Guadagnino no parece preocuparle demasiado las críticas. En 1999 debutó en un largometraje con The Protagonists, recibida con abucheos en el Festival de Cine de Venecia. Su particular estilo tardaría una década en conquistar a los medios, primero con I Am Love (2009) y después con su primer remake, la celebrada A Bigger Splash (2015), algo que tiene mérito porque las nuevas versiones- y más si se trata de clásicos incontestables- pocas veces suelen satisfacer a la crítica. Después de que su Call Me by Your Name se convirtiera en la revelación de las candidaturas a los Oscar en 2017, y de Suspiria, al año siguiente, a Guadagnino le llovieron nuevas ofertas de remakes, como El señor de las moscas y El precio del poder .

La serie de ocho episodios We Are Who We Are sigue a Fraser (Jack Dylan Grazer), un chaval de 14 años que ve obligado a abandonar la ciudad de Nueva York porque sus padres Sarah (Chloë Sevigny) y Maggie (Alice Braga) se unirán a una base militar estadounidense en Venecia, donde Sarah será la nueva comandante. El elenco de reparto también incluye a Jordan Kristine Seamon como su nueva amiga Caitlin, Kid Cudi y Faith Alabi como sus padres, Francesca Scorsese- la hija del director- como Britney, Corey Knight como Craig, Beatrice Barichella como Valentina, Ben Taylor y Sebastiano Pigazzi como Enrico.

La serie se suma al creciente catálogo del subgénero de adolescentes del forman parte Sex Education, Euphoria, Outer Banks, On My Block, Never Have I Ever o I Am Not Okay With This, por citar sólo algunas de las más recientes. Guadagnino coescribió los ocho episodios junto con Paolo Giordano y Francesca Manieri y terminó de editar la serie en febrero, apenas unas semanas antes de que Italia entrara en el confinamiento para lidiar con el brote de coronavirus. Para Lorenzo Mieli, productor de la serie, Guadagnino es un «arquitecto o diseñador de mundos», como es el caso de We Are Who We Are, «un mundo que parece real, informal, aparentemente sin estructura, y que sin embargo está construido con una fuerte armadura«. Para el director, en su singular visión de la Generación Z lo ideal es acompañar a los personajes, «tienes que sumergirte en todo este abanico de identidades diferentes y dañadas». En este caso, frente los 17 años de aquel personaje interpretado por Timothée Chalamet en Call me by my name, la historia se centra en una también conflictiva edad de 14 años. Según cuenta él mismo, la idea preconcebida que tenía de la serie se transformó completamente cuando incorporó a los actores en el rodaje, quienes, al darles libertad creativa, fueron los que le ayudaron realmente a configurar a los personajes y, en definitiva, el guión mismo.

Para Vanity Fair «esta historia es contemporánea, viva y asombrosamente humana, y vive en la incomodidad de la exploración y la sensación de los adolescentes con una honestidad que a veces es dolorosa».  Según The New York Times «perderse es la condición natural de los seres humanos y de los adolescentes en general: deambulas, te interrumpen y en el proceso, con suerte, descubres quién eres. Ese proceso es el tema de «We Are Who We Are», el drama adolescente lánguido, lujurioso y bañado por el sol de Luca Guadagnino».  Para Entertainment Weekly  «A pesar de algunos personajes planos, Guadagnino destaca exuberantemente a su elenco de prometedores (…) ¿Ha habido alguna vez una base militar tan radiante de anhelo pansexual hedonista?». Según Vulture «no es un programa de televisión tradicional. Es poesía. Es una fotografía de un momento en el tiempo. Cada episodio es una invitación a sentarse dentro de esos versículos e imágenes y apreciarlos, sin juzgarlos». Según Hollywood Reporter «un aura de placentera falta de objetivo impregna la producción, su evocación del verano eterno refleja el enfoque de los adolescentes (…) Pero, por supuesto, los guiones (de Guadagnino, Paolo Giordano y Francesca Manieri) están meticulosamente elaborados, guiados en gran parte por el descubrimiento constante de las capas de los personajes». Sin embargo, para TIME «We Are Who We Are no genera suficiente impulso narrativo en los primeros episodios para enganchar a los espectadores semanales (…)…no significa que cada transición (del cine) a la narración serializada sea perfecta. Guadagnino, por ejemplo, podría tener que conformarse con ser un maestro cineasta». Y según NPR «Nada sobre estos personajes parece fijo y resuelto, por lo que We Are Who We Are parece una descripción tan asombrosamente veraz de la adolescencia, en toda su fluidez confusa y, a menudo, emocionante (…) hay un desorden que (…) amenaza con convertirse en una falta de rumbo, y la impasibilidad íntima de Guadagnino puede generar confusión».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar