Cine, Tv y Teatro

Tokyo Vice: primeras impresiones


Se estrena en HBO la nueva serie policíaca ambientada en Japón y basada en la experiencia personal del periodista y escritor J.T. Rogers.

El galardonado dramaturgo J.T. Rogers adaptó la novela de Jake Adelstein para la serie. El nominado al Oscar Ken Watanabe (El último samurái) interpreta a Hiroto Katagiri, un detective veterano que enseña a Adelstein (Ansel Elgort) sobre la complicada relación entre la yakuza y la policía, necesaria para mantener la paz en la ciudad, mientras que la actriz de Legion Rachel Keller interpreta a Samantha, una expatriada estadounidense que trabaja como anfitriona en el ajetreado distrito Kabukicho de Tokio. Mientras el gancho que es la figura del prestigioso Michael Mann en la dirección el primer episodio de la serie, Josef Kubota Wladyka, Hikari y Alan Poul lo hacen con todos los episodios siguientes, con Shang-Chi y el director de La leyenda de los diez anillos Destin Daniel Cretton como productor y el propio Rogers encargándose de los guiones para el estreno y el final.

A los diecinueve años, Jake Adelstein fue el único periodista estadounidense admitido en el club de prensa de la Policía Metropolitana de Tokio. El propio periodista lo comentaba en una de sus entrevistas «Muchas empresas japonesas contratan a jóvenes graduados de esta manera. Mis amigos pensaron que la idea de que un hombre blanco intentara aprobar el examen de periodista japonés era tan increíblemente quijotesca que quería demostrarles que estaban equivocados». Al igual que Aldestein, Ansel Elgort también tuvo que aprender japonés, al menos lo más básico para su actuación, con clases de cuatro horas diarias.  Sin embargo, ese viaje que Aldestein pensaba que sería para encontrar paz y tranquilidad, se convirtió en una vida alrededor del periodismo criminal en el prestigioso periódico japonés Yomiuri Shinbun. Durante doce años de semanas laborales de ochenta horas, Aldestein cubrió el lado sórdido de Japón, donde la extorsión, el asesinato, el tráfico de personas y la corrupción son tan familiares como los fideos ramen y el sake.

En el libro Tokyo Vice, Adelstein cuenta la historia fascinante, a menudo humorística, de su viaje de un reportero novato sin experiencia a un periodista de investigación audaz con un precio en su cabeza. «Los policías que investigan a los Yakuza también tienden a ser bichos raros. Fui asesorado en una comprensión temprana y apreciación del código tanto de la Yakuza como de la policía. La reciprocidad y el honor son componentes esenciales para ambos”.  Curiosamente Indiewire decía de las películas de Michael Mann algo parecido:«sus películas con frecuencia sugieren que, de hecho, en la cima de sus respectivos juegos, ladrones y policías no son tan diferentes como los hombres: cada uno vive y muere según sus propios códigos y cada uno se reconoce en el otro», una filosofía que seguramente ha influído en los guiones de series de policías más recientes como The Wire o True Detective, aunque ya había un buen precedente con la pionera Canción Triste de Hill Street, cuya primera temporada comenzó a emitirse tres años antes de Miami Vice.

Así, Michael Mann se inició en televisión como guionista, entre otros, de cuatro episodios de Starsky y Hutch (tres en la primera serie y uno en la segunda) y el episodio piloto de Vega$. Por esta época, trabajó en un programa llamado Police Story con el policía convertido en novelista Joseph Wambaugh.Police Story se concentró en el realismo detallado de la vida de un policía real y le enseñó a Mann que la investigación de primera mano era esencial para darle autenticidad a su trabajo.Su trabajo en televisión también incluye como productor ejecutivo de Miami Vice, pero, contra la creencia habitual, no fue el creador, sino solamente el productor y showrunner.

Las maquinaciones de la trama son menos importantes que las personas que arrastra;y es nuestra preocupación por ellos, intensificada por la sensación de que las cosas pueden salir muy mal en cualquier momento, lo que mantiene el suspenso de “Tokyo Vice” y, además, hace que nos preocupemos aún más por los personajes». Según The Wall Street Journal «[Michael Mann] le da al proyecto el empujón que necesita. … [Ansel Elgort] es absolutamente plausible como un joven que asume una tarea aparentemente imposible: penetrar en el periodismo japonés, con la plena expectativa de hacer que suceda, de ser capaz, al menos, de encantar su camino hacia el éxito. … Las mujeres de “Tokyo Vice” podrían ser una serie en sí mismas». Para Variety «Tokyo Vice se afirma como una nueva entrada significativa en el canon del drama criminal. … Una serie bellamente filmada y elegantemente actuada que a veces puede parecer que supera su escritura. El piloto evoca con tanta eficacia la desorientación y la novedad de un nuevo lugar que la historia del pez fuera del agua se siente algo nuevo». Para The New York Times «la mecánica de la historia es familiar por décadas de películas de gángsters tanto japonesas como estadounidenses.Pero son tratados con suficiente respeto y profesionalidad, y con la suficiente imaginació, para hacer que valga la pena invertir en otro billete para este carnaval de Shinjuku en particular, al menos si te inclinas a disfrutar del neo-noir pausado«. Finalmente, para Vulture «[Ansel Elgort] no tiene nada de especial como el periodista Jake Adelstein…. Son Watanabe y los otros actores japoneses, principalmente Rinko Kikuchi, Shô Kasamatsu y Hideaki Itô, cuyas actuaciones e historias de fondo de los personajes son lo suficientemente convincentes como para superar el diálogo ligeramente repetitivo y, a veces, la dirección profesional».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba