discos

The Vines – Winning days

The Vines tuvieron un buen debut en el 2002 con su álbum Highly evolved. Eso se tradujo en 18 meses de gira, más de un millón y medio de copias vendidas, y un gran éxito entre la adolescencia merced a sus hits más inmediatos, como Get free o Outtathaway. También fueron capaces de demostrar que sus influencias iban más allá, con cortes como Factory o Homesick, alejándose un poco de todo el fenómeno hype.

Ahora se enfrentaban a la difícil tarea de probar que no se habían dejado absorber por el mundo MTV, y parece que ha sido algo demasiado grande para poder lograrlo. Sin sucumbir a la peligrosa tentación de hacer un disco cliché, plagado de singles sin demasiada substancia y de fácil digestión para un público masivo, algo no acaba de encajar del todo. Tal vez sea la promoción de los temas cuyos elementos de mayor peso fluyen en dirección al guitarreo sin más pretensiones, como Ride o la prescindible Fuck the world. O puede ser el hecho de que parte de la heterogeneidad del anterior trabajo de la banda queda un tanto olvidada en este Winning days.

En este sentido, la mezcla de canciones reposadas, psicodelia, garage o incluso ska del primero, pierde consistencia. De todos modos, se agradece la presencia de Autumn shade II, a pesar de que sea ligeramente inferior al Autumn shade de su primer lp, tanto en continente como en contenido. O la canción que da título al disco, en una honda más pop con unos interesantes juegos de voces. Aunque posiblemente el tema de mayor interés sea Amnesia, que pasa de un inicio con una buena combinación de batería y riff de guitarra en solitario a un notable desarrollo instrumental de tempo medio.

En un mundo en el que inventar cosas nuevas es harto complicado, podríamos decir que la mayor dificultad a la hora de hacer música se centra en hacer algo que tenga un sello propio, que tenga personalidad. La impresión que queda después de varias escuchas del trabajo de los australianos es precisamente ésa: no es un mal disco, pero no ofrece nada que otros muchos no hagan igual.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close