discos

The Shakers – College cool age

“Juventud divino tesoro”, dice el refrán. En el disco ante el que nos encontramos no podríamos estar más de acuerdo, porque si algo especial emana del debut de estos leoneses afincados en Madrid es precisamente juventud, para lo bueno y para lo malo.

Lo mejor que tiene Collage cool age (Junk Records, 2006) es la frescura, la intensidad (que es aún mayor en directo, como el que dieron en la última fiesta de Supernovapop), unos potentes riffs de guitarra (como en Hating love), la contundencia de la sección rítmica (All the same) y cierta ingenuidad post-adolescente.

Pero todas estas virtudes son sólo una de las dos caras de la moneda. Por poner un ejemplo, en canciones como Randi o Hi, el sonido sucio y crudo en las guitarras se ve perjudicado por algunas notas ligeramente desafinadas y/o fuera de tiempo, lo que termina por dejar cierta impresión de poca preparación y acabado imperfecto. Algo parecido ocurre con las estructuras de las canciones que, como les pasa a las de los Artic Monkeys, están poco definidas o resultan repetitivas, como en Not in my name.

Lo peor es que el disco suena a todas las formaciones “guitarreras” de los últimos años, desde The Strokes a Mando Diao, pasando por The Libertines o The Killers. El problema es que si bien en algunos grupos las influencias se traducen en cierta identidad propia, la propuesta de The Shakers no suena personal. Claro que para el que no le importe escuchar más de lo mismo podrá disfrutar de potentes canciones.

Quizás donde demuestran que son algo más que un remedo de los grupos ya citados sea en canciones como No aspirins, Don’t disturb o You make me fall, con mejores melodías, más trabajadas y bien construidas. Lo que es cierto es que estamos ante el primer disco de una banda que puede prometer, y promete, si sabe encontrar su sitio y su propia voz.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close