discos

The Phantom Band – Checkmate Savage

ThePhantomBand_CheckmatesavageEl debut de esta banda escocesa ha tenido la suerte de poder contar con el apadrinamiento de Paul Savage, ex The Delgados, el cual aparece como productor e ingeniero del disco -por supuesto, lo publica Chemikal Underground, el sello de Savage-. Lo más curioso de The Phantom Band son sus ganas de no ser un grupo clasificado en un único estilo, hecho éste que sale a la luz en una primera escucha. Prefieren complicar un poco cada canción para dotarlas de varias sonoridades a la vez, tratando de encontrar el tan soñado “sonido propio”.

El sexteto ostenta guitarra, bajo, batería y teclados, a lo que hay que sumar una parte de cacharrería propia que le da cierta originalidad a la propuesta -sobre todo en directo-. La maquinaria escocesa puede sonar realmente muy bien engrasada, como muestran en la inicial y quizá más redonda canción The howling, donde aparece uno de los pilares fundamentales de Checkmate Savage (Chemikal Underground, 2009): el krautrock. Las bases rítmicas de Neu! y Can -en especial los primeros- van apareciendo constantemente durante el disco, sobre todo con acierto y sin esconderse en Crocodile, que llega hasta los casi ocho minutos de duración.

Pero lo más curioso es su capacidad para buscar conexiones entre los diferentes estilos practicados por el grupo, ya sea krautrock buscando zonas experimentales del post-rock (Crocodile), o simplificando la melodía en un rock más cercano al hard-rock y totalmente inspirado en el riff clásico (Throwing bones, Halfhound). Este regusto por el riff se oscurece y alarga su forma en otros temas como Burial sounds, o por el contrario resplandece y toma su forma más bella en la canción más pop del álbum, Folk song oblivion. Y por si esas vueltas de tuerca eran pocas, se atreven con el carácter más purista del folk en Island. Sin lugar a dudas, The Phantom Band prometen mucho, pero entre tanto giro estilístico y la, por momentos, un tanto alargada duración de algunos de sus temas, quizá nos encontremos ante un popurrí de ideas sin enderezar. Eso sí, merecen más elogios que críticas.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close