discos

The Dears – No cities left

Después de muchos parones, productores despedidos y alguna que otra baja inevitable, The Dears (Montreal, 1995), realizan su obra más significativa con este No cities left. La culminación de años de desquicio musical resumidos en doce rutilantes y esplendorosas piezas, donde lo más significativo es la exquisita producción conseguida y el grado de unidad que por fin parece haber llegado al grupo, ahora reconvertido en sexteto.

Aquí hay mucha miga, aunque la voz de Murray A. Lightburn a muchos pueda parecerle una ambigua mezcla entre Damon Albarn, Jarvis Cocker y Morrisey, uno de los “peros” que encontrarán los incansables panfleteros detractores del todo y la nada. En cambio a otros tantos nos da la impresión de estar ante el inicio de una gran formación musical. Detrás de las letras y composiciones se vislumbran largas noches de ensayos en baretos: tabaco, alcohol y el hilo musical de fondo con The Smiths.

Existe una alto grado de emotividad en la mayor parte de los temas que componen el álbum, y no hablo de emotividad barata de esa que parece indispensable en cualquier grupejo de tres al cuarto que se quiera hacer notar desde sus comienzos. Se trata más bien de inteligencia compositiva, unida con cierto toque apocalíptico, especialmente en el tema que ha sido elegido como primer sencillo Lost in the plot, absolutamente brillante, como también el corte que da título a la obra No cities left. La mayor parte de las canciones son de tempo medio, y nos evocarán tardes de café y lluvia, otoños fríos y alguna que otra noche estrellada. Eso sí, sin perder en ningún caso la fuerza que desprenden en su conjunto, usando de manera soberbia los típicos elementos de rock mezclados con acordeones, trompetas, saxos y agradables coros femeninos. Y finalmente algún que otro tema largo, de rock progresivo, nos irá sorprendiendo conforme escuchamos el disco en esos momentos donde la banda parece sentirse más a gusto, como es el caso de Postcard from purgatory, Expect the worst, cos she’s a tourist o Pinned together, falling apart.

The Dears son un grupo a tener muy en cuenta y seguir muy de cerca. Al menos un servidor lo hará.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close