discos

Sigur Rós – Takk…

Podriamos considerar la música de Sigur Rós como una unión o mezcla de sonidos catárticos, a medio camino entre la oscuridad y la luz, bien preservados tras una instrumentación compacta y que se nutre de cualquier sonoridad. Un concepto musical que repiten constantemente en toda su obra y del cual parecen no querer renunciar por ahora. Y Takk… (EMI Music, 2005) no es ninguna excepción. El último trabajo de estudio es, si cabe, más de lo mismo, con la única diferencia de que para la mayoría de los temas que componen este álbum hacen uso de orquestación y los mismos se cantan, por fin, en su idioma natal.

Muy bien construido, el nuevo álbum de Sigur Rós fluye de forma emocional y provocativa. Y si bien es cierto que su sonido se está estancando, uno se queda literalmente de piedra al escuchar Glosoli, segunda pieza del disco, que progresa de forma rotunda, maravillosa y estremecedora en sus casi seis minutos de duración y en una linea muy similar a Saeglopur, destilando fuerza por los cuatro costados. El vuelco se produce a partir de Hopipolla, que resulta casi como un intento desesperado de cambiar de registro, algo que no logran conseguir en ningún momento (aunque se agradezca el esfuerzo). Y al igual que Gong, ambas piezas se intentan desmarcar de lo realizado habitualmente por la banda. Otro ejemplo de ese tímido intento de progreso lo podríamos encontrar en Andvari, que contiene unos excelentes arreglos de cuerda. Sin embargo el resto de la obra no logra más que provocarnos indiferencia, como en el caso de Milano, Svo Hljótt o Heysatan, donde se echa en falta más corazón y menos cabeza.

Y es que en su conjunto Takk… es un álbum interesante, más esperanzador que sus antecesores, pero que no termina de cuajar. Es agradable, pero no nos acaba llenando. Un quiero y no puedo constante. Cuando uno finaliza de escuchar este disco se queda con el vaso medio lleno y la sensación de que le falta algo.

Tags

One Comment

  1. Cuando yo termino de escuchar este disco me quedo con la sensación de que el vaso hace tiempo que se está derramando y el mundo es mucho mejor que antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close