miércoles , 22 de noviembre de 2017

Shrek

shrekJuzgar hoy en día una película como Shrek es algo complejo. El cine de animación ha vivido en los últimos años un desarrollo sin igual en su historia, donde cada una de las cintas de Pixar -la compañía rival de Dreamworks- han ido poniendo el listón cada vez más alto, no solo en la calidad de la animación, sino también en la profundidad de los guiones. Es tentador comparar este filme con Buscando a Nemo, Wall-E o la reciente Up; sin embargo, a pesar de que todas estas películas se engloben en el llamado “género de animación“, en realidad juzgarlas al mismo nivel sería como hacerlo, por ejemplo, con una cinta de cine bélico y otra de comedia romántica. Sí, las dos están rodadas con actores reales y con equipos similares de grabación, pero cada una está enfocada a un público distinto.

Shrek es un ogro que lleva una vida tranquila y feliz en una solitaria ciénaga. Debido a su aspecto, no tiene problemas para mantenerse aislado, ya que todos le temen y piensan que es una bestia terrible. Sin embargo, el sosiego se ve un día perturbado cuando, en un reino cercano, el nuevo regente decide expulsar a todas las criaturas fantásticas de sus dominios, las cuales, sin otro lugar a donde ir, deciden acampar en sus terrenos. Shrek, que no está dispuesto a sacrificar su tranquilidad, se embarca en una cruzada para echar a sus nuevos vecinos y recuperar su soledad. Pero al final las cosas no salen tal y como pretendía.

Lo primero que se debe señalar es que nos encontramos ante una película de humor que aprovecha las historias de los cuentos clásicos y sus personajes, siempre desde un punto de vista cómico, en una sucesión de escenas y gags que hacen reír a cualquiera. No se puede pedir profundidad de guión a un filme planteado con ese esquema, así que cumple su papel sobradamente. Bien es cierto que muchas de las veces se llega a un extremo tan sumamente inundado de clichés que resulta difícil abstraerse, y no se puede negar que es irritante, en algunos momentos, el uso de temas musicales muy trillados. Pero teniendo en cuenta que fue una película pionera en este uso tramposo de recursos, y pensando en el público al que está dirigido, se le perdonan estos detalles. En definitiva, es evidente el efecto inspirador que ha provocado esta producción en tantas otras películas que han venido después. Muchos han intentado copiar el estilo, en vistas de su éxito, pero ningún filme, ni por supuesto las secuelas de esta saga, han conseguido mantener la frescura y ese punto de humor que en su día aportó Shrek, y que aún hoy hacen que sea una comedia de animación imprescindible para cualquiera al que le guste el género.

Shrek, EE.UU., 2001
Dirección: Andrew Adamson y Vicky Jenson; Guión: Ted Elliott, Terry Rossio, Joe Stillman y Roger S.H. Schulman, a partir del libro de William Steig; Música original: Harry Gregson-Williams y John Powell; Intérpretes (voces originales): Mike Myers (Shrek), Eddie Murphy (Burro), Cameron Diaz (Princesa Fiona), John Lithgow (Lord Farquaad), Vincent Cassel (Monsieur Hood).

También te puede interesar...

Encuentros en la tercera fase

¿Hay vida en otros lugares alejados de nuestro planeta? Las hipótesis más optimistas dicen que …

Match point

A veces una pelota toca la red y, dependiendo de hacia qué lado caiga, puede …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *