discos

[Reseña] Perry Blake – Songs of Praise

Songs Of Praise (Moochin’ About/PIAS) es el primer álbum del irlandés Perry Blake en 13 años. Si bien en junio de 2014, Blake lanzó un álbum de pop electrónico, Modern Love, con el nombre de Electro Sensitive Behavior, con sus antiguos colaboradores Glenn Garrett y Graham Murphy, con quienes había trabajado desde su primer álbum en 1998, aquél fue un disco experimental que pasó bastante desapercibido.

En Songs Of Praise, el séptimo trabajo del irlandés, permanece todo lo bueno que conocemos de Blake desde su debut homónimo, hace ya más de 20 años, en un oscuro sello francés. El álbum es, más de una década después de su última entrega discográfica, tanto una continuación y como renacimiento, en el que se mantiene el tono espectral y el humor sombrío en las letras de Blake, un ateo devoto que curiosamente titula a su álbum Songs of Praise.

El concepto del álbum hace referencia al mundo digital de 2019, donde todos nuestros movimientos son vistos y grabados. Songs of Praise, lanzado de nuevo, como en sus orígenes, en un sello pequeño (Moochin’ About), ofrece un retorno a un tiempo más simple, más alegre, y por ello el disco es más accesible, menos críptico, aunque mantiene el tono melancólico de sus primeros trabajos. Songs Of Praise incluye So Many Things, la balada que legó a la cantante francesa Françoise Hardy para su álbum Tant de belles choses de 2004. La mejor canción del álbum, Charlie Chaplin, que cierra el mismo, también cierra el círculo en torno al lema de todo el disco, la protección de la privacidad frente al mundo digital. En Miracle incorpora los elementos electrónicos de su alter ego en Electro Sensitive Behaviour, con una influencia indudable deudora de Bowie- que se mantiene presente en todo el disco, especiamente en The Lives of strangers. Aunque la comparación más adecuada parece la de, más especialmente, uno de sus artistas favoritos, David Sylvian, quien, según él mismo cuenta «podría haberse convertido en una gran estrella, un poco como Bowie, pero prefirió quedarse al margen con sus emocionantes discos en solitario».  Tal vez como el propio Blake, cuya indiferencia ante la celebridad permite deleitarnos con una de sus mejores creaciones hasta la fecha.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar