discos

[Reseña] Frankie Cosmos – Next Thing

frankie cosmosEl inútil intento de captar lo fugaz

Frankie Cosmos es la hija menor del matrimonio made in Hollywood de Kevin Kline y Phoebe Cates; la novia de Aaron Maine, líder de la banda Porches –donde toca el bajo–; y también el claro ejemplo de una artista que se ha hecho a sí misma. O, como dicen los millennials, artista DIY (do it yourself). Nacida en 1994, Greta Simone Kline –que así se llama– ha colgado innumerables canciones, álbumes y Eps en su perfil de Bandcamp desde temprana –aun más– edad, hasta que en 2014 entró por primera vez en el estudio para grabar con el sello Double Double Whammy el que fue su primer álbum físico, Zentropy. Fugaces golpes de pop independiente, anti-folk o piezas de cantautora lo-fi, que no llegan de media a los 2 minutos, pero que ponen al descubierto el lirismo preciosista y poético de la joven neoyorquina. Ahora, apenas 6 meses después de haber probado con las texturas electrónicas en un Ep titulado Fit Me In, Frankie Cosmos vuelve con una ración más generosa de su alabado material. Tercer aviso.

Next Thing es como la joya de la corona del testamento musical de Stereolab, un argumento irrebatible con el que Frankie Cosmos se podría postular como legítima heredera de Laetitia Sadier, si quisiera. Sobre esa voz de seda, moldeable como un trozo de arcilla fresca, Kline establece una delgada base instrumental hecha de guitarra, bajo y batería, todo muy básico y sencillista, fresco y fútil, sirviendo en frío la banda sonora de una juventud liviana pero llena de ideas. Las 15 canciones no le dan ni para media hora, pero si escuchamos el disco como quien lee una antología de micropoemas sonoros, encontraremos infinidad de pasajes que, si pudiéramos, los subrayaríamos en lápiz para no olvidarlos. Son odas a la fugacidad, al constante cambio: un discurso unitario que no merece la pena fragmentar en capítulos tan cortos. Ni siquiera parece que haya cambiado de instrumentos ni de postura de tema a tema, dejando la producción en un clarísimo segundo plano, y renunciando al maquillaje a favor de una despreocupada naturalidad.

La pieza, digamos, más elaborada y decorada es seguramente la inaugural, Floated In, con su teclado –también presente tímidamente en I’m 20 y On the Lips– a dos efectos y un ligero cambio de ritmo y tonalidad en apenas minuto y veinte segundos; y la más colorida, la siguiente: una If I Had a Dog con cierto aire de rebeldía aunque sea adolescente. Luego Embody, por ejemplo, presenta algunos ecos arreglados y un efecto más líquido de guitarra; Tour Good una especie de tristeza remontada; y Sinister un coqueteo con la vertiente más psicodélica de Stereolab. Funciona especialmente bien la variedad rítmica de Is It Possible / Sleep Song, e incluso esa mirada final al líquido amniótico de Tame Impala en Outside with the Cuties. Al final, tanto la movidita What If como la sofisticada y minimalista O Dreaded C Town, terminan delimitando el sonido del álbum entre los arrebatos eléctricos de una ociosa mañana soleada y la soledad de una tarde de siesta en duermevela. Pero todo desde la perspectiva intimista y desarreglada de su habitación enmoquetada.

Frankie Cosmos navega todavía en aguas tranquilas con Next Thing. Se puede seguir permitiendo cierto grado de espontaneidad, y casi mejor que haya renunciado – al menos de momento – a adscribirse a corrientes ya en marcha o a adoptar una personalidad más mediática o profesional. El suyo es el placer de lo no corrupto, del agua que sale a borbotones del primer manantial. Con el tiempo su notoriedad se hará más grande y seguramente sus canciones se revestirán de colores, texturas y discursos más profundos; pero mientras eso no ocurra, tenemos a una artista que se mueve en calcetines por un terreno abonado de estilo y buenas ideas. Un pop alternativo e independiente capaz de dibujar, con lápiz de mina pálida y a mano alzada, un presente luminoso para toda una generación que viene empujando con fuerza desde la vertiente DIY de la revolución tecnológica.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close