discos

[Reseña] Forest Swords – Engravings

forest_swords_lp_600Desolación electrónica.

Forest Sword es el proyecto personal de Matthew Barnes, un joven productor de electrónica del norte de Inglaterra que en los últimos tres o cuatro años ha vuelto a fijar la atención del mundo entero sobre la inagotable escena de su país. Desde un absorbente y estricto eclecticismo ha logrado reverdecer y discutir determinados conceptos de la electrónica básica, como la finalidad misma del género, abierto ya a todo tipo de usos, o la utilización de un lenguaje y un carácter descriptivo con el que huye de un mainstream que inevitablemente tiende hacia el pop. Su Ep de debut, Dagger Paths (Olde English Spelling Bee, 2010), obtuvo excelentes críticas en los medios más prestigiosos de todo el planeta, y su primer Lp, Engravings (Tri Angle Records, 2013), tres cuartos de lo mismo, rebasando en ambos casos con creces el marco de la crítica del género electrónico.

El trabajo de Barnes da en el clavo en cuanto a filosofía e identidad, postulándose como un autor, esencialmente no electrónico, que hace música electrónica para gente que no es por necesidad amante del género. El reto que propone, por tanto, es el de dejar de concebir la música electrónica como un estilo o un género, y pensar en ella como herramienta. No es el primero, ni será el último. Pero Forest Swords parece alejarse completamente del reformismo electrónico vigente, erigiéndose como un voluntario hereje del estilo dispuesto a crear otra nueva religión sin ni siquiera mirar hacia atrás. Un productor de electrónica con pretensiones de renegado y proscrito autor folk. Un peregrino solitario que se interna, con las armas que posee y que su generación le ha dado, en los sombríos caminos del post-rock instrumental.

En lo estrictamente musical, lo cierto es que todo en Engravings se mueve bajo atmósferas pesadas de densidad dilatada, como si hubiera que ir en silencio y medio agachados por entre sus partituras. Recorremos a través de ellas los desiertos de piedra yermos bajo el sol blanquecino de Thor’s Stone, con ese aire a trip-hop oriental al estilo Dj Krush o Burial; atravesamos las bóvedas en penumbra de An Hour, con la escalofriante guitarra que parece reflejarse con el eco en aguas subterráneas; y nos sumergimos en antiguos pasajes y callejas olvidadas donde resuena el soniquete de Ljoss, que aunque abre el Cd, delimita a la perfección el perímetro musical de Forest Swords. Un entramado orgánico de sonidos desoladores que describen una visión entre lo bello, lo onírico y lo espantoso: lugares donde la vida, en circunstancias normales, no podría ser posible.

Territorios como el que describe Irby Tremor: periféricos de toda actividad vital y que, de alguna manera, parecen esconder algo bestial que permanece dormido o a la espera. Aquí, y en general en Forst Swords, las guitarras no parecen augurar nada bueno. En The Plumes, por ejemplo, magistral influencia de un Mogwai cualquiera, parecen una amenaza que acaba disuelta en un piano y una voz embotellada. Acompañada de un bajo en The Weight of Gold, bien podría representar el brillante y mágico clavo ardiente al que se aferra la codicia humana para justificar sus más descabelladas exploraciones hacia lo imposible y lo inhóspito. Luego hay pequeñas joyas como el final de Gathering, desenvuelto mediante un piano liberador de un ritmo que, por lo general, no manda sobre todas las cosas. E incluso un final pseudo-épico, si atendemos a la instrumentación de fondo de Frinds, You Will Never Learn.

Con todo, Engravings describe un sonido más periférico que masivo, de disfrute más bien individual y hacia dentro de uno mismo, y cargado de recetas geográficas que conducen irrevocablemente hacia el norte. En ese sentido, Matthew Barnes cumple conceptualmente con su intencionada labor de músico folk, aunque recurriendo solo a géneros, por así decirlo, modernos. Pinceladas de hip-hop desvanecido entre la bruma, dub mezclado con cuentagotas y otras reminiscencias bien camufladas de la música negra, son solo algunos de los elementos que recopila Barnes para su proyecto Forest Swords; por no hablar del post-rock instrumental. Engravings es, en cualquier caso y sin lugar a dudas, una excelente vía de acceso a todo ese universo musical que se mueve bajo el influjo de las mil posibilidades que tiene, para todo tipo de autores musicales, la electrónica como herramienta de expresión.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close