discos

[Reseña] Fontaines D.C. – Dogrel

Fontaines D.C. está en el centro de una oleada de bandas con el punk más vehemente como bandera, algunas ya reconocidas, como IDLES, Shame y Protomartyr, o en el camino de conseguirlo, como los también emergentes dublineses The Murder Capital. En el caso del quinteto irlandés Fontaines DC el interés y entusiasmo que ha generado en un espacio de tiempo relativamente corto, con apenas una serie de singles, ha llegado mucho más allá de Dublín, extendiéndose incluso a los EE. UU. Desde que firmó con el sello Partisan Records de Nueva York el año pasado, el quinteto se ha destacado a un ritmo intenso.

Ahora Fontaines D.C. presenta su álbum debut producido por Dan Carey. La poesía de las letras de su carismático líder, Grian Chatten, son sorprendentes desde los primeros minutos, al describir en Big su hogar como una «ciudad embarazada con una mente católica» . TS Eliot y James Joyce se citan como influencias para las letras de Too Real, pero Chatten tiene la admirable cualidad de transmitir emociones en cuatro minutos sin relatar explícitamente todo lo que sucede. La banda muestra a lo largo del álbum su propio amor por las raíces irlandesas, con la premisa de un vocalista con personalidad, los ritmos repetitivos de The Fall pero más melódicos, nutridos de college rock, rockabilly y puro punk, reminiscencias a los Smiths en las guitarras y con pausas para hacer guiños al britpop, como Roy´s tune, que se convierte en una reveladora declaración de intenciones según declara la banda, la de “explorar cualquier emoción o idea que veamos, no sólo hacer otro álbum de post-punk'», sin olvidar la canción final, todo un homenaje a The Pogues.

La búsqueda de la nueva sensación que ocupe los titulares de los medios musicales puede provocar un efecto contradictorio. Cuanta más expectación genera, mayor puede ser la decepción. Y, efectivamente, Dogrel no es en absoluto comparable a los grandes debuts del pop como el de los Smiths en el 84, Stone Roses en el 89 o Suede en el 93, ni siquiera los de The Strokes o Arctic Monkeys. Pero sí está cerca. Si el rock & roll es una actitud, como dijo Lester Bangs, de eso Fontaines DC tiene más que suficiente. Quién sabe, los dublineses podrían ser el modelo de lo que puede significar el indie rock en la tercera década del siglo 21…Fontaines D.C. nos darán aún muchas sorpresas, y estaremos expectantes por descubrirlas.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar