discos

[Reseña] Fontaines D.C.- A Hero’s Death

Apenas un año después del lanzamiento de su aclamado álbum debut Dogrel, que obtuvo una nominación al Premio Mercury, los Fontaines D.C. de Dublín han regresado con un segundo álbum, A Hero’s Death. Aunque a priori uno podría pensar que, con este presuroso lanzamiento, el grupo quiere canalizar el éxito de Dogrel– lo cual tampoco sería reprobable- solamente con escuchar detenidamente cada una de las once canciones que lo componen anula cualquier sospecha.

Según cuenta la propia banda, de alguna manera la realización del álbum fue la manera liberadora de lidiar con una intensa gira y, de hecho, todas las pequeñas ideas e inspiraciones y, a veces, las melodías en sí mismas, surgieron prácticamente en la carretera. Según Chatten, el título del álbum «en términos más generales se trata de la batalla entre la felicidad y la depresión, y los problemas de confianza que pueden formarse vinculados a ambos sentimientos». Así, con A Hero’s Death Fontaines D.C. no parecen interesados en dibujar algún gancho obvio o un coro indie dirigido a los directos. En el álbum, más bien, elaboran un post punk más pesado, más profundo y oscuro, y, al mismo tiempo, más emotivo, desprovisto de la capa amable y, en ciertos momentos, comercial, de su predecesor. Las letras surgen más minimalistas, honestas y líricamente más introspectivas. Y en ellas-  un rasgo distintivo de la banda, que la hace tan sugestiva- la repetición surge como axioma, como en la apertura I don´t belong. Las guitarras de Carlos O’Connell y Conor Curley destacan – ahora sí- poderosamente (A lucid dream, You said) para crear el ambiente denso necesario en el que Grian Chatten escupe con vehemencia, con una ira ahora más contenida, sus preocupaciones.

Tampoco hay una necesidad rupturista. Por eso la banda mantiene en la producción a Dan Carey, a quien el grupo considera casi como un miembro integral. La portada de A Hero’s Death representa una estatua del héroe mitológico irlandés Cú Chulainn. Herido de muerte tras ser golpeado por una lanza mágica lanzada por su enemigo Lugaid, se ha atado a una piedra para poder morir de pie, frente a sus enemigos. Los segundos discos suelen ser esclarecedores, y, como el héroe, parece que Fontaines D.C. se han amarrado también a una opción valiente y ambiciosa, nunca dispuestos a dormirse en los laureles. Y han acertado.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar