discos

[Reseña] Elvis Costello- Hey Clockface

Puede resultar contradictorio, pero en este año poco proclive para ir de un lado a otro, Elvis Costello ha compuesto Hey Clockface, su 31º álbum, prácticamente el álbum más aventurero de los compuestos por el veterano cantante londinese. Así, Costello viajó literalmente- antes del confinamiento- por todo el mundo para crear Hey Clockface, grabando música en Helsinki, París y la ciudad de Nueva York. Tras la grabación en solitario de las primeras tres canciones de lo que sería su nuevo álbum, No Flag, Hetty O’Hara Confidential y We Are All Cowards Now en Suomenlinnan Studio, Helsinki, Costello viajó inmediatamente a París para una sesión de fin de semana en Les Studios Saint Germain. Fue una actuación única, según declaró el propio compositor, en la que se grabaron nueve canciones en apenas dos días, prácticamente sin música escrita, de forma espontánea junto al conjunto apodado «Le Quintette Saint Germain» con Steve Nieve (piano, órgano, melotrón y melódica), Renaud-Gabriel Pion (clarinete, clarinete contrabajo), Pierre-François «Titi» Diufour (violonchelo), Mickaël Gasche (trompeta, fliscorno y serpiente) y Ajuq (batería). Las sesiones finales de Nueva York fueron producidas por el compositor, arreglista y trompetista Michael Leonhart en colaboración con los guitarristas Bill Frisell y Nels Cline y completadas, lírica y vocalmente por Costello.

Costello asegura que tenía muchas ganas de probar cosas diferentes, una forma de aprovechar al máximo una situación que nunca hubiera podido imaginar. Por eso en Hey Clockface encontramos momentos de composición espontánea en piezas de spoken word como su apertura Revolution #49. Además de su vocación ecléctica, Costello mantiene su habilidad para hacer melodías memorables- es irónico que su popularidad llegase por una ajena, su versión de She de Aznavour – al estilo clásico como Bylne, o en su habitual estilo de raíces pub rock, como We all are cowards now. Con tono pesimista, Costello utiliza este sencillo para cantar las crisis mundiales. «Los ríos se levantan / La oscuridad cae sobre / La gente borra el sol / Todos somos cobardes ahora».

En el álbum Hey Clockface, Costello mantiene un diálogo intenso con los instrumentos como en las trompetas de Newspaper Pane que enfatizan su noción de libertad: “Libertad para ser imprudente, libertad para saquear, libertad para soñar, libertad para maravillarse”. En otras menos experimentales- y tal vez menos memorables- evoca sus discos más jazzisticos de la década anterior –Secret, Profane y Sugarcane de 2009 o National Ranson de 2010 – como I Can’t Say Her Name o I Do (Zula’s Song). Aun con momentos brillantes, Hey Clockface es un álbum irregular en el inmenso baúl discográfico de Costello, pero no hay que dejar de celebrar, a los 66 años, su permanente deseo por innovar, aun en los tiempos más complicados.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar