discos

[Reseña] CeeLo Green- CeeLo Green Is Thomas Callaway

Una ventaja que puede tener alcanzar la veteranía y el status que un músico se ha labrado durante muchos años es que, hasta cierto punto, puede desviar su camino hacia otros derroteros sin preocuparse por lo que la industria, o incluso sus fans, puedan esperar de él. Es el caso de CeeLo Green, con su primer álbum en cinco años, que, sin tratarse tampoco de un salto al vacío, no ha sido concebido con vistas a complacer las listas de éxitos. En su nuevo álbum CeeLo Green no sólo no deja atrás sus ya reputados méritos vocales, sino que los refuerza con la intensidad del alma y la autenticidad de Thomas Callaway, como el artista que interpreta sus propias canciones.

El título, CeeLo Green Is Thomas Callaway, ya es por sí mismo una declaración de intenciones. Grabado el otoño pasado en Nashville, el nativo de Atlanta, dejando atrás no sólo artificios de seudónimos y una producción más aparatosa, revela su nombre de nacimiento y, con él, además nos muestra el auténtico músico de R&B detrás de su figura. Y todo gracias a su colaboración con Dan Auerbach de Black Keys, con quien compuso varias canciones en su estudio Easy Eye Sound sin sospechar entonces que irían dirigidas a su propio nuevo álbum.

La amistad de ambos se remonta a años atrás, a través de un allegado en común, Danger Mouse, el otro miembro del dúo Gnarls Barkley y quien también produjo varios de los discos de The Black Keys. En una de las visitas al estudio, Green se vio acorralado en una sala por veteranos -y venerados- músicos de estudio, muchos del famoso Muscle Shoals Sound Studio de Alabama, así como de Memphis. Ahí se había fraguado una banda de ensueño para cualquier artista de r&b, como Dave Roe, bajista habitual de Johnny Cash o, entre otros, Bobby Wood (teclado) y Gene Crisman ( batería), estos dos últimos miembros de los Memphis Boys, banda de respaldo de Elvis pero también de Dusty Springfield, Neil Diamond, Wilson Pickett o Dionne Warwick.

La banda al completo – era la primera vez que Green grababa en vivo en un estudio- tocó sólo durante dos días e incluso muchas de las canciones del álbum, como el primer sencillo, Lead Me, salió en la primera y única toma. Sin un manifiesto empeño previo de crear un hit, en su nuevo álbum Green no sólo conecta sin aspavientos con la leyenda de mismo apellido, Al Green (You gotta do it), a quien toma como referencia en el título, sino también a otros grandes del soul como Stevie Wonder (People Watching) o Barry White (For You). Con un ritmo impregnado de americana, Green deja cierto espacio a la balada country (Slow Down), evoca a los Temptations –como en Doing all together o Down with the sun, esta última tras la estela de My girl – y con mesurados falsetes (Thinkng out loud) deja su mejor canción para el final, con The Way, donde más se aprecia la huella de la siempre reconocible producción de Auerbach. Si ya lo hizo hace años con aquel excelente y vitalista Locked Down de Dr. John o el pasado año con el aplaudido debut Walk Through Fire de Yola, Auerbach, que sabe extraer de cada músico, aún con más tino que en sus propios proyectos, su mejor esencia, con CeeLo Green nos ha permitido descubrir su versión más honesta y despojada como Thomas Callaway.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar