discos

[Reseña] Cass McCombs – Big Wheel and Others

CASS-MCCOMBS-BIG-WHEELTraductor de la tierra que pisa.

Dicen por ahí que Norteamérica es tan ancha y larga que no bastarían ni todos los norteamericanos para interpretar al completo el conjunto de elementos, situaciones e idiosincrasias que la componen. La diversidad cultural, ese famoso crisol del que tanto se enorgullecen, define y diferencia su geografía de norte a sur y de este a oeste. Son un pueblo muy particular, de identidad y espíritu juvenil, que aun se está descubriendo por dentro. Por supuesto no es ni el único ni el primer pueblo que ha tratado de explicarse a sí mismo mediante del arte o de la narrativa, pero sí que destacan por haber apostado y perfeccionado el uso social de dos de las formas o tipos de discurso ficcional más populares de nuestros días: el cine y la música moderna.

Además, la asombrosa capacidad de la cultura norteamericana de crear mitos, de reproducirlos, exportarlos y de extender la admiración sobre ellos, ha provocado que poco a poco el resto del mundo nos hayamos ido involucrando en sus historias, leyendas y narraciones, contagiándonos y haciéndolas un poco nuestras también. No en vano, tienen a algunos de los mejores juglares y oradores audiovisuales del mundo. Cass McCombs es uno de ellos; y de hecho, ni siquiera su característico y particular estilo de vida resulta ajeno a esa capacidad, ya que este prototipo de músico folk errante, ligeramente anti-sistema, observador sensible y ácido a la vez, es uno de los personajes o arquetipos mitológicos más preciados y ansiados desde que Dylan creara el molde. McCombs es, en cualquier caso, un traductor de la tierra que pisa.

Nacido en Concorde (California) hace 37 primaveras, y tras viajar durante años por Estados Unidos sin residencia fija, durmiendo en coches, caravanas y todo tipo de hogares improvisados, Cass McCombs volvió a su estado natal tras el impacto de presenciar los trágicos sucesos del 11-S mientras vivía en Nueva York. San Francisco fue entonces la casilla de salida de su carrera como músico, que tras más de diez años se ha materializado ya en un total de siete álbumes. Un secreto muy bien guardado que tras la publicación del último de ellos, Big Wheel and Others (Domino, 2013), se ha hecho imposible de mantener. McCombs presenta en esta doble entrega su lado más abierto y documentalista: un largo paseo por su país y su propia experiencia vital, utilizando y homenajeando de paso el crisol de género y estilos que su tierra ha visto nacer.

Encontramos canciones de todo tipo entre las 22 que componen el doble disco: desde el blues de la pradera que abre el Cd en Big Wheel, al de soledad que lo cierra en Unearthed, pasando por el blues-rock tipo anárquico estilo Morphine de Satan Is My Toy; del apacible country de granero de Angel Blood, o el de carromato de Sooner Cheat Death Than Fool Love, a la balada soul-blusera maldita de The Burning of the Temple, 2012. Del folk norteño de lana gruesa de Morning Star o Dealing, al de carretera estilo Velvet o Yo La Tengo de There Can Be Only One. Folk indie como el de Honesty Is No Excuse; y, por encima de todo, la mezcla perfecta de todos esos géneros, que se ha venido a llamar americana, ejemplificada por partida doble en la maravillosa Brighter! (una de ellas con la voz de la actriz, guionista y cantautora Karen Black, recientemente fallecida). Todo, obviamente, bajo su propio enfoque del rock y de lo que significa en realidad ser un cantautor.

La característica común de todos esos temas y estilos, es que la música, a través de Cass McCombs parece del todo sincera. Su discurso y su actitud artística parecen implicar una total despreocupación con respecto a opiniones o juicios vertidos sobre su persona: parece decirnos que no nos necesita, ni nosotros a él. Que nadie necesita poseer o depender de nada ni nadie; ni siquiera de una tierra a la que amamos mucho y a la que queremos aferrarnos. Que la libertad y la felicidad residen, como ya se dijo en los ’60, en el espíritu del amor libre, en la independencia, la curiosidad sana y el respeto. Big Wheel and Others, con todo merecimiento, se ha convertido casi instantáneamente en un clásico, en un disco de culto: una nueva biblia pagana, escrita e interpretada por un nuevo profeta errante con alma de juglar.

Cass McCombs está de gira por nuestro país, y actuará Santiago de Compostela, Madrid, Cádiz y Barcelona.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close