discos

[Reseña] Boreals – S/T

borealsTras publicar un Ep y un primer álbum con el sello Irregular Label, el trío instrumental Boreals ha recalado en la prestigiosa casa Foehn para el lanzamiento de su segundo largo: un punto y seguido con respecto a Antípodas, su debut, que les coloca en una posición privilegiada y muy prometedora dentro del panorama electrónico nacional. Pese a haber perdido recientemente al tercer integrante de la banda, el batería Miquel Serra – emigrado a Méjico – los gemelos Víctor y Xavi Paradis mantienen el proyecto vivo, y han confeccionado un álbum con el que siguen precisando y perfilando su sonido, pero sin renunciar a la experimentación ni a la dispersión. Una línea clara, la suya, pero tremendamente flexible en la búsqueda libre de espacios y de sensaciones, que a la postre son lo que nos orienta a la hora de etiquetar una propuesta musical. En ese sentido, en S/T sigue habiendo atmósferas con cierta melancolía y nostalgia, cercanas a un post-rock que siempre se les ha tratado de atribuir en su fórmula, pero el disco fundamentalmente se mueve por las cotas más plásticas, orgánicas y pulcras de la electrónica ambient.

Partiendo de que es un trabajo variado y difícilmente reductible a una frase de presentación, etiqueta o comparación, S/T destapa con brillantez el universo de sonidos que el trío – ahora dúo, aunque incorporan un tercero para los directos – entiende como suyo: una delicada suma de instrumentos que se engarzan en estancias espaciosas, bien iluminadas y ventiladas; guitarras perimétricas, pianos constructivos, y un sinfín de arreglos – virtuales o verdaderamente reales, como el saxo de Yo Nací – que hacen de su discurso una bonita conversación entre lo orgánico y lo digital, entre el presente y el futuro. Presumiendo de tecnología, Boreals construyen sus canciones partiendo de una base mínima estructural, para después engalanarla sin excesivos gestos ni elementos de ostentación atribuyéndoles un acento sofisticado pero encantadoramente mundano. Sin hacer mucho ruido, estos dos jóvenes hispano canadienses adoptados por la ciudad de Barcelona han logrado dibujar sus intenciones musicales con la naturalidad de un aspirante bien formado, pero con la ambición necesaria para defenderlas únicamente con argumentos audibles.

Desde el inicio del disco percibimos que estamos entrando en un mundo de reglas y dinámicas propias, capaces de hacernos sentir como en casa, y a la vez embarcados en un viaje pausado y preciosista que nos permitirá admirar – con cierta distancia, eso sí – los paisajes que atravesamos durante 38 minutos y 9 canciones. Así, apreciamos en su justo y espacioso lugar los arreglos de travesera en Observatorio, la base de esa especie de hang sintético – que no lo es en realidad – en Colibrí, que en su día fue el primer y esperanzador adelanto, el saxo de Yo Nací, e incluso el sampler de niños barceloneses de Poro, todos al servicio de unas sensaciones totalmente antisépticas que reinan durante todo el álbum. Incluso El Gecko, quizá el corte más alternativo o subterráneo de S/T, parece desinfectarse de todo vicio o deriva obsesiva a través de unas guitarras disolventes y prístinas que acaban imponiéndose. Ésta, junto a Mambo Jambo, son las únicas que podrían definirse con pinzas como propuestas de post-rock, pero no impiden que el disco, en general, tenga una absoluta vocación por mirar hacia arriba, hacia el cielo abierto, libre de toda atadura.

Aleccionados en piano y guitarra de pequeños, los hermanos Paradis parecen volcar en Boreals la confluencia perfecta entre aspiraciones e influencias, decididos a evolucionar siempre un sonido que, casi por definición, parece estar vivo. Una evolución que les ha llevado a trabajar con Foehn Records, desde donde su imaginario musical podrá recorrer caminos más fructíferos de los que vislumbraban desde Irregular. El circuito underground se les queda pequeño y demasiado oscuro; y lo peor que podría pasarle a esta pareja de hermano es que sus alas no tuvieran el suficiente espacio necesario para abrirse de par en par, como parece que pretenden. S/T, simbolizado como una jaula de pájaro abierta en medio de la ciudad condal, es el primer aleteo sistemático en condiciones. Marcadas las pautas a seguir con dos Eps y un disco previo, el segundo largo de Boreals inaugura un vuelo que puede auparles muy alto; donde, seguramente, se dediquen a planear placenteramente observándolo todo desde la distancia.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close