Cine, Tv y Teatro

Rectify, última temporada: primeras impresiones

rectify

Con la cuarta temporada termina una de las mejores series (Sundance TV) y las más desconocidas de los últimos años.

Rectify comenzó en 2013 con una premisa más que interesante. Imagínense un recluso puesto en libertad después de 20 años de completo aislamiento en Death Row, que regresa como un forastero para su familia, su comunidad, y, sobre todo para la época. De algún modo, Daniel consiguió sobrevivir al estrés mental y emocional de su encarcelamiento, pero ahora los muros han comenzado a desmoronarse repentinamente y Daniel se encuentra completamente libre en mundo que ya no entiende. No es más que un forastero perdido en un mundo que una vez le resultó familiar y que ahora lucha por encontrar su sitio en esta nueva libertad. Después de dos décadas de cambios tecnológicos y sociales tanto en su pequeño pueblo como en el resto del mundo, todo lo que encuentra le parece un puzzle.

La serie no sólo se centra en el caso judicial de Daniel, para intentar descifrar la verdad del crimen, sino que ahonda en las circunstancias particulares de un hombre de 40 años que ve este nuevo mundo que ve al salir de la cárcel con los ojos del muchacho de 20 años, la edad en la que entró. Pero no deja atrás la perspectiva de las (distintas) actitudes con las que cada uno de los miembros de su familia o allegados, así como el resto del pueblo, le acogen a su regreso.

Aunque se anunció que la serie había sido cancelada, tampoco es la palabra exacta, según su creador: “Rectify es, en muchos aspectos, una historia existencial a la que se le permitió vivir durante una era existencial en la narración en serie. Fue un caso de sincronización perfecta, con los compañeros perfectos. Siempre he sentido que Rectify podría terminar en cualquier momento o… simplemente continuar. Bueno, no es fácil. Pero no hay un ‘final’ perfecto para esta historia ni para estos personajes. Seguirán viviendo., pero no los documentaremos más. Y el momento de este final ‘sin fin’ me parece correcto”.

Coincidimos con Salon en que “Ninguna otra serie tan penetrante sondea la condición humana y nuestro concepto de la realidad, la identidad, lo que sabemos y lo que es cierto con una complejidad tan fascinante. En un mundo justo, más gente vería Rectify. Que existió, y que deja cuatro temporadas tremendas para saborear y contemplar, es su propia bendición encantadora”. Una serie que también nada a contracorriente:”Rectify, como Daniel, parece desfasada con su tiempo. Su gran empatía la separa de la tradición de ley y orden en la demostración del crimen; sus profundos temas cristianos – la gracia, la redención, el ser el guardián del hermano – van en contra del individualismo secularista de la cultura pop. Ni siquiera encaja en el molde antihéroe de televisión por cable. Daniel, que busca dar el paso lo más suavemente posible en el mundo, es lo opuesto a un hombre que (…) es un anti-antihéroe” asegura The New York Times. Para Collider la serie “nos permite conocer y cuidar a estos personajes, incluso cuando tratan de mantenernos a distancia, abrazar sus verdades en momentos tranquilos que nos conectan con su soledad, incertidumbre y, en última instancia, su esperanza”.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close