discos

Radiohead – In Rainbows

Estamos en plena revolución. En estos días que estamos viviendo se está marcando un antes y un después en la historia de la música. Hasta ahora no se había dado el martillazo sobre la mesa. Radiohead no han sido los primeros en hablar del tema, pero sí han sido los primeros en actuar a lo grande. El día 10 de octubre será recordado. No sabemos cómo irán las cosas en adelante, tan sólo el tiempo nos lo dirá. Mucho se ha hablado sobre los acontecimientos que han rodeado el lanzamiento de su nuevo disco. Un servidor intentará haceros un pequeño resumen.

Allá por 2003 la discográfica EMI exigió a Radiohead un nuevo álbum. Hail to the thief (Parlophone, 2003) nació de esa exigencia. Fue quizás la obra menos compacta del grupo, si bien incluía auténticas joyas como viene siendo habitual en todos sus trabajos. Ése sería el último disco que la banda tenía que sacar con EMI, ya que su compromiso vencía nada más editarlo. Pasaron los años -demasiados para algunos-, cuando volvieron al estudio con nuevas canciones bajo el brazo. Sin contrato, grabaron y mezclaron el disco ellos mismos, con la ayuda del siempre fiel escudero Nigel Godrich, productor y casi un miembro más de la banda. Después fueron a buscar una discográfica que les ofreciera lo que ellos querían. Ante la imposibilidad de conseguirlo, decidieron sacar ellos mismos el disco en dos fases. Una primera el 10 de octubre, en formato digital, y la segunda en diciembre en una edición de lujo que incluye un doble CD, un doble vinilo y la edición digital, todo ello adornado con un majestuoso artwork firmado nuevamente por Stanley Donwood. Recuerden esa fecha, pues quizás marcará el comienzo de la revolución. Y es que la particularidad de esa edición digital del álbum reside en que son los compradores los eligen pagar (o no) por ella la cantidad que ellos mismos decidan. En términos llanos diríamos que Radiohead ofrecen su disco por la voluntad.

Pero hay una cosa que no ha gustado mucho y que ha sido criticada en bastantes ocasiones. Y es que la calidad de la versión digital ofrecida a sido a 160kps cuando lo normal hubiera sido entregarla a 192kbps, que es la calidad estándar mas utilizada en el formato mp3. Y todo este idílico movimiento de ofrecer el disco ellos mismos se ha vuelto en su contra al firmar un contrato discográfico con el sello independiente británico XL Recordings que editará In Rainbows fuera de los Estados Unidos. ¿Estrategia planificada o una simplemente oportunidad?

Hablemos del álbum en sí. Éste se inicia con 15 steps, un tema muy hipnótico, sobretodo por cómo van entrando los instrumentos, en especial esa línea de bajo tan adictiva. Después viene Bodysnatchers, otra de las grandes, muy roquera y con unas guitarras muy sucias, como si estuvieran poseídas, con una clara influencia de la época del The bends (Parlophone, 1995). Con el ritmo pausado de Nude llega la calma. Es una de las canciones rescatadas del pasado, pues no llegó a incluirse en el O.K. Computer (Parlophone, 1997), aunque los fans la han escuchado mucho en directo, siendo tan familiar para algunos que ya podríamos hablar de todo un clásico. Weird fishes / arpeggi estuvo a punto de no entrar en la grabación, pero menos mal que al final sí lo hizo, pues no es una pieza menor. Después nos encontramos con All I need, otra canción tranquila llena de experimentación y con un final glorioso y muy creativo. En la escueta Faust arp nos topamos con una sección de viento, poco usual en el grupo, que acompaña muy bien a la voz de Thom Yorke y esa limpia guitarra acústica. Reckoner se apoya en una peculiar sección rítmica y en unas dobles voces muy tiernas. Vuelve la sección de vientos en House of cards, esta vez mezclada con una guitarra eléctrica y todo ello inundado por sonidos que van surgiendo conforme la canción va avanzando. Nos ofrece una profundidad muy peculiar, causada por una rever que acentúa mucho la voz de Yorke. Después nos fascina desde la primera escucha Jigsaw falling into place, para cerrar el disco Videotape. Una pieza con un piano repetitivo, de apariencia tranquila, que se va transformando poco a poco al ir añadiendo voces y ritmos heterogéneos, todo mezclado de una manera muy elegante.

In rainbows (Autoproducido, 2007) es quizás la obra más madura de Radiohead. Podemos ver cómo la experimentación que buscaron a lo largo de su carrera se ve, por primera vez, fusionada a la perfección con la sencillez que aparentan sus composiciones. Un disco realmente notable, que será recordado por esa nueva manera de vender un producto, sin la presión ni mediación de una discográfica. Un duro golpe a la industria, que esperemos que cambie su mentalidad y se adapte a los nuevos tiempos.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar