discos

Pet Shop Boys – Fundamental

En 1988 el productor Trevor Horn sometió a Neil Tennant y Chris Lowe a un complicado giro de tirabuzón reuniendo a toda una orquesta para realizar un tema de casi ocho minutos de duración, en un difícil y complejo ejercicio que mezclaba la música electrónica con la clásica, aquel formidable Left to my own devices. Dicha pieza llegó acompañada por esa perla de finales de los 80 llamada It’s alright, y completaba uno de los discos más curiosos que se dieron por aquel entonces, Introspective (EMI, 1988), junto con otros cuatro cortes de diversa naturaleza y otras producciones. Un álbum que marcó la carrera del dúo británico y lo encumbró definitivamente a un lugar muy lejano del que se movían hasta la fecha: ser etiquetados como un grupo de temas de éxito meramente comercial.

Y aunque a estas alturas, y tras casi 20 años sobreviviendo a la burla, a la incomprensión, a la infravaloración, incluyendo a los que se denominan consumidores del exquisito y buen gusto musical, no les haga falta una presentación certera, no evitaremos comentar que este proyecto nació hacia 1986, cuando dos muchachitos con pinta de ambiciosos presentaban ante todo el mundo aquella obra maestra titulada West end girls. Posteriormente, ese orgasmo sonoro llamado Suburbia, que fue seguido de grandes temas «llenapistas», más o menos candidatos para mucha gente a entrar en cualquier lista negra de productos bazofia de los «Stock, Aiten and Waterman» y compañía. A un servidor nunca le ha parecido así: estos últimos nunca han compuesto un tema tan maravilloso como What have I done to deserve this para que la espléndida Dusty Springfield se luzca hasta decir basta. Ni han conseguido resucitar a toda una diva como Liza Minneli sacándola del ostracismo. Por no hablar de que Pet Shop Boys, por encima de mucha basura de la época, componían y lo hacían muy bien: Rent podría ser el ejemplo que cierre las bocas, o aquella colaboración junto a Ennio Morricone, It couldn’t happen here, en Actually (EMI, 1987). O posteriormente delicias como Being boring, My October symphony y Jealousy.

Los chicos de la tienda de mascotas han sobrevivido a eso y a más. Incluso a sus propias miserias, que las han tenido sin duda. Y a día de hoy, siguiendo la senda que quizá nunca debieron dejar, aquélla que les permite realizar música perfectamente comercial con una calidad apabullante, elevando la música pop al estado de arte y sin dejar atrás las buenas composiciones, se nos presenta este Fundamental (EMI, 2006), octavo álbum de estudio en la carrera de Pet Shop Boys, y que nos reencuentra con lo mejor que nos pueden ofrecer desde el genial Behaviour (EMI, 1990) y quizá buena parte de Very (EMI, 1992), es decir, desde hace más de quince años. Los cortes mezclados confieren a la obra un tono muy conceptual bajo la batuta nuevamente de Trevor Horn, y esta vez para producir el álbum al completo, de forma clara y concisa, alternando los ritmos de baile y viejas fórmulas de los 80. Una patada en la cara del incrédulo musical, ése que piensa que sintetizador y música de calidad no pueden nunca ir de la mano.

Podríamos analizar esta obra parando en esos momentos magistrales, que los tiene y en buen grado. De entrada, Psychological, heredando de los siempre omnipresentes Kraftwerk, y recordando al oyente afín a la banda que ellos han sido, son y serán, entre otras muchas cosas, un grupo de música electrónica. Como diciendo «Hemos vuelto, aquí nos tienes, vas a tener de lo que te gusta, nuestro sonido más tradicional, pero ahora para empezar te tragas esto y te olvidas del Go West y del Single-bilingual«. En definitiva, los ritmos hipnóticos, oscuros, casi góticos, que envuelven este primer corte, la profundidad atmosférica definida por el productor, y por supuesto la voz tan brillante y a la vez particular, quizá a lo Al Stewart, de Neil Tennant, nos ponen ya sobre aviso. Estamos ante un señor álbum.

Y si bien podemos encontrar ese tipo de tema tan «feliz» que tan sólo ellos nos pueden brindar, como The Sodom and Gomorraw show, I’m with stupid o Integral, el álbum contiene más joyas, como es el caso de la fabulosa Minimal. Podríamos definirla como una obra de arte de la música de baile y punto, y quedarnos tan panchos, con un tremendo Trevor Horn al bajo eléctrico, demostrándole a New Order lo que deberían estar haciendo desde Republic, y un final apabullante de cuerda.

La preciosista I made my excuses and left, de lírica letra, muestra eso que sólo son capaces de hacer ellos: componer un tema lento, una balada, y darle su toque genuino de sonoridad, envolverlo en cientos de capas agradables al oído y promover al oyente en su ánimo de un sentimiento intenso y sutil. O esa otra belleza que es Luna Park, con la que un servidor se ha derretido al escucharla, como si de un niño que se enamora por primera vez se tratara. ¿Cómo es posible que repitiendo fórmula, como en este caso, y sonando como siempre lo han hecho, sin sorpresas, vuelvan a tocarnos la fibra? ¿O quizá la música de Pet Shop Boys tiene algo de timo? ¿Trabajan verdaderamente por amor al arte o lo hacen por el dinero? Podríamos decir que nos engañan, sí, pero también se puede afirmar sin miedo a equivocarse que disfrutan con lo que hacen, y básicamente suenan, que es lo que de verdad nos importa, de forma única. Ya son muchos años para un grupo de corte «discotequero», demasiados como para no pensar que hay algo más que lo mero conocido.

Fundamental funciona muy bien, además, como álbum conceptual, seguramente por la tela de araña que teje aquí y allí el productor, muy preocupado de que la reminiscencia emane de cualquier bit, y muy preciosista y minucioso de cara a su labor. Éste es un gran trabajo de Trevor Horn, prolífico ingeniero musical que a más de uno cansó con aquel Video kill the radio star y a otros cuantos nos enamoró con ese proyecto a medias con Anne Dudley llamado Art Of Noise. Y cuando más parecía que no hacía nada, nos planta junto con los Pet Shop Boys uno de los mejores álbumes de los últimos años.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar