noticias

No más Doors sin Morrison

Eso es lo que muchos ya se les pasaba por la cabeza, pero ahora ha sido el Tribunal Supremo de California el que ha dictado sentencia. This is the end.

Así, el teclista Ray Manzarek y el guitarrista Robby Krieger deberán pagar un total de 5 millones de dólares por haber utilizado ilegalmente el nombre de The Doors, así como imágenes de la banda en su gira del año 2003. Por ello, tras declinar su apelación el pasado 13 de agosto, deberán indemnizar al batería John Densmore, así como a los padres de Jim Morrison así como los de su esposa, Pamela Courson,fallecida en 1974, tres años después que Morrison.

El caso nos lleva a 2002, cuando Densmore rechazó una oferta de los dos otros miembros para iniciar una nueva gira de The Doors. Densmore incluso no puso objeción a que Manzarek y Krieger realizasen la gira y cantasen los temas de la banda, con la condición de que no utilizasen el nombre, el logo o cualguier imagen propio del mítico grupo.

Densmore y los parientes de Morrison demandaron a Manzarek y Krieger en 2003 después de que iniciaran una gira con Ian Astbury, líder de The Cult, que incluso llegó a nuestro país, y con el nombre de The Doors of the 21st Century.

Densmore alegó que la frase «of the 21st Century» estaba en los títulos aún en imprenta más pequeña que el nombre de la banda, así como que utilizaron en bastantes momentos de los conciertos docenas de imágenes de Morrison. Hay que tener en cuenta que la gira supuso unos beneficios de 8 millones de dólares, 3,2 millones de dólares netos y que fueron a parar a una empresa de la banda llamada Doors Touring, pero ni Densmore ni los parientes de Morrison obtuvieron un centavo.

En 2005 el juez Gregory W. Alarcon ordenó al grupo que dejasen de utilizar el nombre de The Doors en cualquier forma, así como pagar una indemnización a Densmore y a los parientes de Morrison un total de 3.2 millones de dólares, más 2 millones por costas judiciales.

En la apelación el Tribunal de California mantuvo los 3.2 millones, junto con las costas.

Este poder de veto tiene su origen en un acuerdo de 1970 firmado por los cuatro miembros seguún el cual cualquier negocio relacionado con la banda requeriría la unanimidad. Dicho acuerdo se mantuvo tras la muerte de Morrison, teniendo el voto del mismo las familias de Morrison y Courson.

No es la única batalla pendiente entre el trío, dado que se mantienen otras por el uso publicitario de las canciones de la banda, un plato muy jugoso para muchas compañías, pero que Densmore rechaza, citando los desesos de su viejo amigo Morrison, que siempre vetó la idea de utilizar su música para la televisión.

Así fue el caso de hace siete años cuando General Motors ofreció 15 millones de dólares por usar Light My Fire para publicitar Cadillacs, y Densmore puso su veto, así como otro más reciente ofrecido por Apple para Ipod.

Densmore declaró sentirse aliviado: «Una nube de 5 años ha pasado por mi cabeza».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar