discos

Neon Indian – Psychic chasms

Neon-Indian-Psychic-ChasmsAlan Palomo debuta en el mundo discográfico en forma de larga duración con este Psychic chasms (Lefse, 2009), bajo el nombre artístico de Neon Indian. Sus pinitos musicales anteriores se resumen en ser miembro de la enfermiza banda Ghosthustler y de otro proyecto denominado VEGA, a los que no vale la pena mencionar nunca más. Le acompañan para los directos tres músicos, presumiblemente metidos con calzador por la compañía discográfica que le alberga, y que no pintan nada en la obra que estamos tratando.

El álbum es un auténtico ejercicio de modorra crónica, repleto de gestos vacíos, al que se agradece su cortita duración de treinta minutos. Sólo nos ha gustado un poco la pieza que da título al disco, que podría haber pasado como la banda sonora de alguno de los videojuegos de Mario Kart o de Sonic. Podríamos resumir Psychic chasms como un trabajo esencialmente plano, mal producido y enfermizamente cansino. Plano, porque la calidad artística de este chaval de Austin, Texas, no da para más, por muchas camisetas de Michael Jackson que vista y por mucha importancia que le de al soporte de cassette. Mal producido, porque el uso de los sintetizadores tiene un límite de frecuencias agudas que Palomo debería conocer que no se puede traspasar, sencillamente para no destrozarnos los tímpanos (no recomendamos escuchar el álbum con auriculares), pero que aquí se usa de forma claramente consciente. Y cansino, porque ya repatean las entrañas estos últimos movimientos de músicos que no lo son y que se alimentan de otros músicos cual garrapata, colgando toda su mierda en MySpace y siguiendo el curso de algo que nunca inventaron, ni siquiera sus predecesores.

¿Y por qué ese mal uso de la electrónica? Estamos viviendo una época en la que florecen las producciones que quieren parecerse a las de los ochenta. Antes resultaba útil envolver el producto musical de forma bella para atraer compradores, con elegantes portadas, material extra, libretos con textos explicativos… Ahora parece que resulta más útil envolver la música en sí con producciones que hagan que “parezca que suena” como determinado momento del pasado, no de forma retro, sino pareciendo que suena como retro. Una clara tendencia de parte del sector alternativo a revivir los sonidos más desesperantes de los años ochenta, creando tres acordes, mezclándolos con capas y capas de “pseudo-psicodelia” basura, etiquetando el resultado con palabras tan estúpidas comochillwaveglo-fi, ofreciendo soporte de cassette (a estas alturas), creando portadas rimbombantes o titulando los temas como ¿Podría tomar ácido contigo?. Esto es Psychic chasms, un vacío musical disfrazado, una producción de mal gusto y bastante desagradable, sin una pizca de calidad artística.

Tags

One Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close