discos

Neil Young – Living with war

Neil Young volvió a la actualidad el pasado año por dos razones bien distintas. La primera de ellas se debió a los problemas sufridos como consecuencia de un aneurisma cerebral que superó con éxito. La segunda, totalmente distinta, fue la publicación de Prairie wind (2005), un disco mayormente acústico que la prensa catalogó como el cierre de una supuesta trilogía iniciada con Harvest (Reprise, 1972) y Harvest moon (Reprise, 1992). Hace unos meses Young decidió comenzar un nuevo trabajo. En esta ocasión le bastaron tres días, llegando a grabar algún tema cuya letra había escrito pocas horas antes. Para ello se rodeó de algunos de sus músicos habituales (con guitarras eléctricas, bajo y batería), un trompetista y un coro de cien voces. Estos dos últimos elementos son los que otorgan al disco una nueva dimensión, algo alejada de los últimos movimientos musicales del canadiense. A ello hay que unirle la temática central del álbum: la encarnizada protesta contra la Administración Bush.

Living with war (2006) nos presenta al Neil Young más cercano a los Crazy Horse. Cuarenta minutos de guitarras punzantes, coros gospel por doquier y unas letras directísimas que han traido, cómo no, cierta polémica (ahí está Let’s impeach the President). Todas las canciones, exceptuando ese gospel final que es America the beautiful, mantienen el tipo y hacen que el ritmo se mantenga a lo largo de toda la audición. Podríamos destacar la rabia que prácticamente escupe Young en The restless consumerno necesitamos más mentiras«, repite una y otra vez), el aroma a himno que desprende Let’s impeach the President o la urgencia incendiaria de piezas como Show and awe o Families. Flags of freedom, por otro lado, invoca el espíritu de Dylan («Their bond is everlasting / listening to Bob Dylan singin’ in 1963 / watching the flags of freedom flyin’«), mientras que Roger and out anticipa el final con la voz de Young, siempre emocionante, navegando entre guitarras al acecho y coros cristalinos.

Es un gustazo encontrarse un disco como éste, ahora que precisamente no esperábamos mucho de él. Un trabajo urgente, espontáneo y con una fuerza deslumbrante que sirve para demostrar, una vez más, la continua inquietud del artista. Atrás quedan ya el infravalorado Are you passionate? (Reprise, 2002) y la apacible experimentación conceptual de Greendale (Reprise, 2003). Living with war se nos presenta como uno de los trabajos más lúcidos de Neil Young en los últimos años. Y que dure.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar