conciertos

Música Entre Las Flores 2006 (Córdoba, 24-09-2006)

El festival Música Entre Las Flores, celebrado los días 22, 23 y 24 de septiembre, presentaba una interesante oferta en la que Los Planetas y Lori Meyers (por primera vez tocando la misma noche en un escenario) destacaban como los grandes reclamos para el aficionado. Por culpa de las desfavorables previsiones meteorológicas, el festival tuvo que cambiar su emplazamiento desde los emblemáticos Jardines del Alcázar al Palacio de Deportes de la ciudad. Con la intención de comprobar el estado de forma de los presentes y de disfrutar del cartel, AltaFidelidad.org se desplazó a Córdoba, y éstas fueron nuestras impresiones.

La Buena Vida

La Buena Vida comenzaron el festival en un ambiente poco propicio para el recogimiento. No es que la gente no estuviera esperando su actuación -ya que había mucho público congregado en las primeras filas- sino que era perceptible que la muchachada quería caña desde un principio. Lo cual para un grupo como La Buena Vida debe ser algo más complicado.


Iranzu (La Buena Vida)

En cualquier caso, los fieles no se llevaron ninguna decepción. Se sucedieron temas de su nuevo álbum Vidania (La mitad de nuestras vidas, De nuevo en la ciudad), intercalados con sus grandes éxitos (más aplaudidos) como hh:mm:ss o Un actor mejicano, y Montevideo por petición especial. El público -ahora ya no sólo sus fieles, sino una gran mayoría- terminó ovacionando a la banda con unos previsibles bises: Los planetas y ¿Qué nos va a pasar?

Texto: Santi Hurtado

Dominique A

Es muy probable que por procedencia y difusión, Dominique A fuera el gran tapado para la mayoría de los asistentes al Pabellón de Vista Alegre en Córdoba. De hecho hubo mucha gente que se sorprendió al descubrir que iban a presenciar el concierto de un único hombre con un par guitarras a mano. Ciertamente fue una pena que no se presentara acompañado de una banda. Es imposible olvidar el concierto que ofreció en el Primavera Sound de 2005 en el Primavera Sound de 2005), toda una orgía sonora en la que sus canciones se vieron enriquecidas por elementos de viento y percusión.


Dominique A

Pero la tecnología ofrece posibilidades ilimitadas a la gente con ideas, y aquí el francés de Provins demuestra tener una cabeza privilegiada. Sampleando las guitarras que tocaba en directo, superponiendo capas de líneas graves y agudas, comenzó su fabulosa actuación con Les chanteurs sont mes amis para dejar claro que su concierto no iba a ser «uno más». También utilizó semejantes recursos a la hora de hacerse coros en tres tonos diferentes a la vez, o para marcarse ritmos muy aparentes con la voz, como si fuera un beatboxer.


Dominique A

Combinando intimidad con momentos épicos y abarcando un espectro musical que, aunque parezca imposible, alcanzó incluso al tecno, el público se mostró sinceramente sorprendido y agradecido por su propuesta. No es para menos, con los matices que fue capaz de cubrir en Pendant que les enfants joue, la energía visceral de Antonia o ese final que supuso L’horizon, pieza central de su último trabajo. La decepción que supuso no ser premiados con un bis no pudo empañar la cálida sensación de saberse ante un músico en estado de gracia, siempre dispuesto a derrochar expresividad y pasión.

Texto: Miguel González

Lori Meyers

Desde que publicaron la reedición de Hostal Pimodan (La Incubadora, 2006), los granadinos Lori Meyers no han parado de presentarlo en directo. Han participado en numerosos festivales veraniegos de nuestro país, cosechando alabanzas, en su mayoría, tanto entre el público como entre la crítica. En esta tercera jornada del festival Música entre las flores eran una de las grandes atracciones, con el añadido de que sus compañeros de aventuras, Los Planetas, compartían cartel con ellos por primera vez.


Noni (Lori Meyers)

Noni y compañía no cambiaron mucho el repertorio con respecto a actuaciones recientes: comenzaron tranquilamente, con Hostal Pimodan, para posteriormente seguir recorriendo el nuevo álbum y los temas incluidos en la reedición. Vigilia (una de sus mejores canciones desde hace unos meses), La vida de Jacques Rigaut y La caza, genial versión de Juan y Junior, probablemente fueron lo más destacado en cuanto al setlist. En la segunda parte, con algo más de decibelios y desmadres en general, los temas de Viaje de estudios se llevaron las mayores ovaciones por parte de la muchachada. Y es que cosas como Mujer esponja o Tokio ya no nos quiere siguen sonando frescas y enormes. El sonido era mejorable, de acuerdo, pero las canciones, las ganas y la actitud de la banda, en estado de gracia desde hace algún tiempo, consiguen que pasen casi desapercibidos ese tipo de detalles.


Lori Meyers

También es verdad que para el final podrían haber improvisado algo con Los Planetas o haberlo preparado de antemano, pero nada (tampoco salió J para cantar algo con La Buena Vida). Por pedir que no quede. En cualquiera caso, Lori Meyers siguen siendo, con diferencia, uno de los grupos nacionales más interesantes. ¡Salud!

Texto: Francisco José Fernández

Los Planetas

Ir a un concierto de Los Planetas es como ir a una tómbola: nunca sabes qué te va a tocar. Puedes sacar la muñeca chochona o el jamón. Emulando a grandes grupos que se dedican a probar primero los temas en directo, antes de sacarlos al mercado, los granadinos sorprendieron mucho al espectador empezando (y del tirón) con siete nuevos temas que probablemente serán incorporados al nuevo disco que se espera para principios de 2007.


Jota (Los Planetas)

El público cordobés estuvo un tanto frío ante las nuevas canciones; quizás no entendían qué era lo que estaban haciendo Los Planetas encima del escenario. Pero reaccionó cuando Jota dijo, a modo de «gracieta», que el concierto había terminado y que a continuación iban a interpretar algunas versiones. Fue en ese momento cuando los fríos espectadores se volcaron con las canciones que más les gusta interpretar actualmente al grupo de Jota.


Florent (Los Planetas)

Empezaron este «nuevo concierto» con Maniobra de evasión, seguida por una de las mejores canciones, Corrientes circulares en el tiempo. Fue toda una sensación extraña escucharla tan limpia y tan hermosa. Después vino una de las pocas que se pueden rescatar de su último disco, Contra la ley de la gravedad, como es Nunca me entero de nada. Un buen día, Segundo premio y Santos que yo te pinté fueron muy coreadas por el público. Poco después interpretaron Devuélveme la pasta y Vas a verme por la tele; esta última fue el cierre la segunda parte del concierto. Aunque, como siempre, todo el mundo pidió más y efectivamente pudimos gozar de unas cuantas canciones adicionales en los bises. La primera de ellas fue la inédita Prueba esto, publicada en un EP y más tarde en el recopilatorio de singles y caras b Canciones para una orquesta química. La segunda canción de los bises fue Canción del fin del mundo, a la que siguió la muy grande Pesadilla en el parque de atracciones. Y por último un clásico, De viaje, de su disco Super 8.

Un gran concierto, para recordar, el de Los Planetas. Hay que destacar la labor de Eric en la batería y de Florent con su guitarra. Jota estuvo muy comunicativo con el público. Esperemos que con la mezcla de esas nuevas canciones resulte un gran disco y podamos volver a gozar de nuevo de su música.

Texto: Sergi Serrano
Todas las fotos: Sergi Serrano

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar