martes , 21 de noviembre de 2017
Home > discos > Murmur – Seasize

Murmur – Seasize

Lejos de ser unos completos desconocidos, Murmur ya acumulan un cierto bagaje en la escena madrileña. Teloneros en su momento de The Wedding Present y Broken Social Scene, el grupo fue semifinalista en los concursos 40 TV Guiness y Proyecto Demo 2004. Ahora, esta banda encabezada por el británico Robert Williams (voz), complementado por Sol Pindado (teclados), Gonzalo Redín (bajo) y Juan Sebastián (guitarras y programaciones), presentan su primer largo, Seasize (Junk Records, 2005), un bello compendio de pop electrónico que abarca amplios registros.

Así, hay un abismo entre los ambientes torturados que transmite Impressionable child y las ganas de bailar que aporta Cut-throat, o entre los tristes cellos de Putting out fires y la alegría desbordante en Haze, Dolores, por citar un par de casos en los que canciones contrapuestas aparecen de forma consecutiva en el tracklist del álbum. Piezas muy bien construidas, de estructuras que se apoyan sólidamente en atractivas programaciones y que destilan mucha personalidad, lo que siempre hay que destacar -y agradecer- en un debut.

Qué mejor comienzo para éste que The fools are stirring, un tema introspectivo que va de menos a más hasta alcanzar un estupendo clímax instrumental que termina por diluirse mecido por una dulce guitarra. Y a continuación todo un himno a las ganas de vivir en Foot to the floor (“ya tendré tiempo para descansar cuando esté a dos metros bajo tierra”), combinando melodías desatadas con detalles sutiles. Aunque si hablamos de melodías sin duda hay que señalar la concepción impecable de los apenas tres minutos de la melancólica Riverside, o el piano de You’re dreaming. Detalles y más detalles que hacen que hasta las partes menos inspiradas de Making love meaningless se difuminen en un mar de buenas ideas y mejores ejecuciones.

Tal vez todas estas virtudes se puedan resumir en la honestidad que refleja el sonido del grupo. Una vez vistas sus evoluciones en directo, es muy fácil dejarse llevar e imaginarse a Robert defendiendo las canciones derrochando expresividad. Introduciendo al público en las historias que cuenta, enfocando relaciones personales en (Stretched out over your) Indifference, o mirando hacia el futuro en Seasize. Transmitiendo, en definitiva, con una voz que realmente se cree lo que está cantando. Y, teniendo en cuenta el armazón musical con el que la rodea, lo mejor es bucear por los numerosos recovecos que nos ofrece para encontrarnos con un montón de gratas sensaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *