discos

Moby – Hotel

He aquí el ejemplo de un artista que se reinventa a sí mismo tras deambular incómodamente con el lastre de no saber qué hacer con su fama, su futuro y su carrera, y termina tirándose por una ventana como la de la portada del disco, destrozando cualquier atisbo de precedida genialidad. Hotel es un álbum plano, de ideas simples, con un supuesto ánimo de ser original, y con un resultado que no engaña a nadie: mediocridad.

Con pinceladas electrónicas de los años 80, incluida una terrible cover del Temptation de New Order, Moby sumerge al oyente en una pesadilla de voz monótona, que daba un resultado aceptable en algunos temas anteriores, como Porcelain, pero que aquí cansa hasta decir basta. Es la voz de Moby el punto más negativo de Hotel, por esa insistencia de hacer uso de un elemento que era una parte de Play y de 18, y que aquí es un todo, un intento evidente de dar una forma distinta a su sonido y que termina recordándonos, quién sabe la razón, a los últimos retazos de Michael Cretu y sus Enigma.

Ni siquiera la música se salva de este drama con final poco feliz, con la excepción de dos o tres, llamémosles hits, tales como Where you end, Lift me up o Slipping away. El uso inteligente de la electrónica en sus anteriores obras es historia en el presente y queda mermado con temas como Very, I like it o Howerward angel, sencillamente deleznables. Y no hablemos de la calidad de la producción, que es pobre y huele mal, teniendo en cuenta que este señor puede hacer lo que quiera y disponer de lo que le dé la gana. Ni el afán de la distribuidora por no perder ventas al incluir un CD extra de música ambient en una edición limitada de Hotel, salva el resultado. Todo un conjunto que demuestra que este músico ha perdido el norte y que no sabe qué es lo que está haciendo, y cuando alguien se encuentra en esta situación produce este tipo de resultados.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close