Viernes , 18 de Agosto de 2017
Home > discos > Melusa – Like in the movies

Melusa – Like in the movies

Casi por casualidad ha llegado a mis manos el disco de los hasta ahora para mí desconocidos Melusa. Lo primero que me llama la atención es la portada: un hombre caído en unas escaleras que aparenta estar muerto. Según abrimos la caja descubrimos que el hombre está en realidad en una piscina vacía, pero seguimos sin saber si está o no realmente muerto. Saco el CD y, antes de poder meterlo en la minicadena, encuentro de nuevo la figura del hombre -¿muerto?- debajo del disco, junto a la letra de la canción que le da nombre, Like in the movies. Algo parecido pasa cuando enchufo el equipo de música y escucho Me and Sgt. Pepper. Cierta inquietud me invade a la vez que mi sistema nervioso se empieza a excitar, una sensación –la segunda– que aumenta a medida que con el segundo tema, The peas, consigo desvanecer la primera.

Pero lo que realmente hace que me ponga en estado de alerta es el tremendo riff de guitarra de In the city -no confundir con la homónima de los Jam, aunque su teclado podría recordar al Paul Weller de los noventa-, como pasará más adelante con Before you. La excitación no disminuye, sino que aumenta: la percusión se adueña de mi cuerpo al escuchar Love me baby, una pieza que podría haber formado parte de la banda sonora de 007 Live and let die, firmada por Paul MacCartney y George Martin. Es ahora, a punto de alcanzar el éxtasis, cuando descubro una nueva cara de Melusa con Should try, una mezcla de las composiciones más clásicas y acústicas de Thom Yorke, que cuenta con unos impecables arreglos de cuerda y un riff de guitarra eléctrica impresionante.

En este momento, aún sin recuperarme del impacto anterior, llega el turno del lado más luminoso y a la vez grunge de Like in the movies: I miss that boy y Mr. Wiseman. Acto seguido volvemos a la evocadora épica cinematográfica que caracteriza este disco con French fries. Yo creía que poco me podría sorprender ya, pero me encuentro con la surrealista historia de amor entre un hombre y un cerdo de Pigskin.

El disco acaba con otras tres sorpresas. Por un lado, la evocadora Berlin. Por otro, Like in the movies, todo un end theme propio de una road movie. Y para terminar, una de las maravillas de este álbum: Way she had always adored, que nos despide con añoranza de esta fabulosa aventura cinematográfica que es Like in the movies.

Autor: Montalo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *