discos

[Reseña] Mary Lou Lord – Backstreet angels

mary lou lordBackstreet angels es el primer álbum de Mary Lou Lord en 11 años. Hacía mucho que no sabíamos nada de ella. Había sufrido problemas vocales y, si teníamos constancia de su existencia, era por las querellas que mantiene ya desde hace tiempo con Courtney Love por su presunta relación con Kurt Cobain. Ya sabéis, esas noticias intrascendentes que rellenan las páginas de webs y revistas musicales para satisfacer el morbo y atraer visitantes. En todo caso, su faceta de catfighter no nos interesa ahora. Sería injusto, además, recordar a Mary Lou como aquella “ex de Kurt” antes de que Nirvana se convirtiera en el grupo grunge por excelencia. Fue ella, al fin y al cabo, quien presentó a Elliott Smith a su amigo y jefe de Kill Rock Stars, Slim Moon. De alguna forma, Mary Lou Lord es, para muchos, un icono de los noventa, y, si queremos establecer paralelismos, sería más acertado compararla como la Marianne Faithful del indie de aquella década. También- siguiendo con absurdos paralelismos-  se podía decir que I figured it out (1996), aquella canción compuesta por Elliott Smith y que el músico despreció porque sonaba a los “putos Eagles”, fue su As tears goes by. O algo parecido.

Mary Lou Lord odia la composición: “no sé qué es peor, masticar vidrio, papel de aluminio… o escribir canciones. No soy compositora. No está en mi naturaleza escribir estas malditas cosas” explicaba hace unos meses, mientras grababa su nuevo álbum. De hecho, gran parte de las canciones originales del mismo están compuestas junto a Nick Saloman- The Bevis Frond– o su propia hija Annabelle, de 16 años . Ahí destaca, por ejemplo, My Buddy Valentine, su primer single y canción dedicada a Buddy Holly.

Sin embargo, la cantante originaria de Boston sí tiene reconocida desde hace años una exquisita manera de escoger las versiones y la forma de interpretarlas. Ya viene de largo: en sus comienzos, cuando tocaba en el metro, recreaba canciones de músicos entonces desconocidos, como Daniel Johnston, Elliott Smith o los mismos Nirvana. Su predisposición para seleccionar canciones ocultas y adaptarlas a su personalidad permanece intacta. Y además es de agradecer que no se haya dejado llevar por la nostalgia. La mayor parte de las elegidas son canciones post 90´s:  Metal firecracker (1998) de Lucinda Williams, She´s still bewitching me (2003) y She turns me on (2006)  de los The Green Pajamas de Seattle o Ghost writer (2012) de Rocky Votolato, entre otras. Buen regreso. Esperemos no tener que esperar otra década más para escucharla de nuevo.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close