discos

M. Ward – Hold Time

m_ward-hold_timeLa magia americana que el californiano imprimió en Post-War (Merge, 2006) se ha expandido con su reciente Hold Time (Merge, 2009), y no por ello ha aplanado sus resultados, sino que ha tratado de experimentar con el lado más rico de esa producción un tanto orquestal y detallada contrastándola con su ruda guitarra acústica, sin grandes alardes.

Mientras que la duración es ligeramente más larga en su último trabajo, fue en Post-War donde quizá decidió (queriendo o sin querer) meter más distorsiones e imprimir un ritmo más acelerado que el mostrado en Hold Time, cuna de relajación y reposo, ideal para paladear con paciencia y degustar el fantástico estado de forma de M. Ward.
Pese a no contar con un To go home o un Magic trick, también hay algún retal de distorsión en Never had nobody like you y Epistemology; o una actitud más enérgica en To save me. También hay ciertos paralelismos en el juguetona Fisher of men con aquel Chinese translation (gran vídeo), sobre todo en el ritmo.

Pero lo que más destaca en su último trabajo es el exquisito trato a la hora de componer ese country reposado y ralentizado al máximo, como demuestra su single Hold time, canción esta que demuestra un lado todavía no explorado por M. Ward, con esos arreglos orquestales tan parsimoniosos. Por supuesto, él mismo impone su pequeño tributo al country de aquellos años 40 o 50 con títulos como Sangri-La o One hundred million years, donde desnuda la canción de cualquier arreglo e imprime ese tono en blanco y negro acompañándose en solitario de su acústica. Para mayor demostración de ese espíritu countrymen versiona Oh, lonesome me, el clásico de Don Gibson (acto habitual en sus discos), con la acertadísima participación de Lucinda Williams.

Las colaboraciones quizá cobren más protagonismo en éste disco que en otros de su carrera, y es que a la rasgada garganta de Lucinda hay que unir el protagonismo que tienen las cuerdas de Peter Broderick, aprovechando al máximo esa actitud relajante con sus magníficos arreglos, y la aportación su ex-compañera en She & Him, Zooey Deschanel, en Never had nodoby like you y Rave on.

El camino de M. Ward continúa recto y directo hacia el mismo lugar del que surgió, su país de origen, pero qué más se le puede pedir a este maestro del género. Sólo una cosa: que venga de gira por nuestro país.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar