especialesnoticias

Los regalos de Dylan

Dylan & Presley banner

La lista de canciones que Dylan ha escrito y nunca ha llegado a publicar oficialmente es bien extensa. Mucha de ellas las cede a sus amigos o los músicos que aprecia, incluso antes de que estén terminadas.

El mismo músico siempre ha reconocido que, de todas ellas, una de sus predilectas es la versión que el mismísimo Elvis Presley hizo de Tomorrow is a long time, canción compuesta a principios de la década de los sesenta, y que también interpretaron posteriormente Nick Drake o Sandy Denny. De la misma época es Dusty Old Fairgrounds que fue, diez años más tarde, recreada por la banda de Ohio Blue Ash, para su disco de debut, No more, no less (1973). Mama, you been on my mind es otra de esas canciones que Dylan no llegó a incluir en un álbum; escrita en 1964 durante un viaje a Europa tras romper con su novia Suze Rotolo- la chica de la portada de The Freewheelin’ Bob Dylan– fue, sin embargo, muy apreciada posteiormente por músicos como  Johnny Cash o Jeff Buckley, entre otros muchos.

El caso de If you gotta go, go now (1964) resulta aún más curioso. Dylan la escribió en las sesiones de Bringing it all back home, pero no se incluyó en ningún disco, aunque sí como single en los Países Bajos en 1967. Manfred Mann tuvo buen ojo y la grabó como single en 1965: llegó al puesto 2º en las listas británicas. Dos años más tarde el grupo de folk Fairport Convention, que le añadió a la letra un guiño francés, la convirtió en Si tu dois partir, convirtiéndose así -irónicamente- en su único single en alcanzar las listas británicas.

También Dylan desistió de grabar en el estudio Farewell Angelina (1964) y fue escogida por Joan Baez -quien llegó a denominar así su disco de 1965- y más tarde por grupos como New Riders of the Purple Sage o John Mellencamp, más recientemente.

La fama de taciturno del músico de Minnesota contrasta con la generosidad con la que trata a sus compañeros de profesión. Una de sus muchas predisposiciones consiste en regalar canciones incompletas. Ya en 1969, cuando trabajaba con Johnny Cash, se presentó ante Carl Perkins con una composición para que la terminara. Le dijo: “Tu canción: cógela, termínala.” Perkins trabajó en el ritmo de Champaign, Illinois e improvisó algunas letras. La incluyó en su disco On Top, publicado ese mismo año.

Más conocida es la historia de When I paint my masterpiece, que fue originalmente grabada por The Band, formación que publicó una primera versión en el álbum de estudio Cahoots (1971). Dylan y The Band interpretaron la canción conjuntamente en un concierto ofrecido el día de Nochevieja de 1971. La pieza interpretada por Dylan ha sido ahora recuperada en el reciente The Bootleg Series Vol. 10: Another Self Portrait (1969–1971).

De la misma época es Watching the river flow, canción que, por otro lado, sí llegó a ser single de Dylan en el mismo verano de 1971. Joe Cocker la recreó en 1978 y muchos años más tarde los mismísimos Rolling Stones la grabaron para el disco de homenaje al pianista Ian Stewart (Boogie for Stu, 2011) quien había dicho de ella que “era la única canción decente que Dylan llegó a escribir”.

Wagon Wheel es una canción compuesta por Dylan para las sesiones de Pat Garrett and Billy the Kid (1973). En 2004 autorizó a la formación de Nashville Old Crow Medicine Show para finalizarla: el single llegó a vender más de un millón de copias. Recientemente el grupo ha recibido la bendición de Dylan para terminar otra de sus canciones que el músico les ha regalado, con el título de Sweet Amarillo.

Parece que a Dylan no le gustaba incluir en sus discos las canciones más desoladoras, las que surgen tras una ruptura. Fue también el caso de Abandoned love, grabada en 1975 y compuesta durante el período de ruptura de Bob con su esposa Sara Dylan; descartada para su álbum Desire, la canción fue recuperada años más tarde por George Harrison o Everly Brothers.

No son las únicas recuperaciones memorables de canciones perdidas de Dylan. Rita May fue cara b de single, en 1976. Tres años más tarde, el mismísimo Jerry Lee Lewis la incluyó en su disco homónimo de 1979. Ron Wood también escogió con buen tino Seven Days para su tercer disco en solitario, Gimme Some Neck (1979). Otro tanto hicieron Ry Cooder con I need a woman para The slide area (1982) y Bonnie Raitt con Let’s Keep It Between Us para Green Light (1982).

“No hay letras de Bob de segunda categoría” dice T- Bone Burnett, quien recientemente recibió del propio Dylan una canción de mediados de los ochenta (Dirty lie) para regalársela al grupo de chicas (The Secret Sisters) cuyo disco está produciendo. El músico y productor, además, ha obtenido también su beneplácito para que varios artistas de renombre internacional trabajen en un nuevo disco que contendrá algunas de sus canciones inéditas.

Así, Elvis Costello, Jim James de My Morning Jacket y Marcus Mumford de Mumford & Sons preparan una colección de canciones de la estrella del rock que se creían perdidas. Lost On the River: The New Basement Tapes es el título de este álbum que contiene una serie de temas que fueron grabados junto con The Band en 1967. Tendremos entonces la ocasión de comprobar si estamos, de nuevo, entre alguno más de los fabulosos obsequios perdidos de Dylan.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close