especialeslibros

Los libros de la semana

En este regreso paulatino a la normalidad, o «nueva normalidad» como se dice ahora, repasamos algunas de las novedades editoriales que se publican o se han publicado en las últimas semanas previas o posteriores al confinamiento.

Maestro Scorsese. Retratos de un cineasta americano (Cúpula)de Pau Gómez. En 2020, Martin Scorsese celebra sus seis décadas de trayectoria (rodó su primer cortometraje, Vesuvius IV, con apenas diecisiete años) convertido en una de las figuras cinematográficas más relevantes de todos los tiempos. Una consideración inimaginable para el nieto de unos inmigrantes italianos que creció rodeado de pobreza y delincuencia, y que con el paso del tiempo se ha convertido en la personificación de ese «sueño americano» que él mismo desmitifica en cada una de sus películas. Maestro Scorsese: Retratos de un cineasta americano propone un recorrido por la filmografía del realizador neoyorquino de la mano de veintiocho insignes directores y directoras de nuestro cine como Rodrigo Cortés, Cesc Gay, Mariano Barroso, Paula Ortiz, Daniel Calparsoro, Gracia Querejeta, Agustín Díaz Yanes, Oriol Paulo o Rodrigo Sorogoyen, quienes aportan su visión personal de un artista revolucionario cuyo legado no ha hecho más que comenzar.

QualityLand (Tusquets) de Marc-Uwe Kling .Bienvenido a QualityLand, en un futuro no muy lejano. En QualityLand todo funciona bien: el trabajo, el ocio y las relaciones se optimizan mediante algoritmos. Hay cosas curiosas, como que tu apellido es el trabajo que tenían tu padre o tu madre en el momento en que te concibieron, y para confirmar una compra realizada en TheShop tienes que besar el Ipad. Y los algoritmos te sugieren (e imponen) incluso tu posible pareja perfecta. Sin embargo, uno de sus ciudadanos, Peter Sinempleo, sabe que algo va mal, al menos en su vida; es, además, de los pocos que se permiten no estar de acuerdo con el mundo en que vive, y al que no le importa perder puntos (porque el sistema, sí, te evalúa constantemente). Si en QualityLand todo es realmente tan perfecto, ¿por qué hay drones que tienen miedo a volar o robots de combate con estrés postraumático? ¿Por qué las máquinas se están volviendo más humanas, pero las personas actúan como robots?Traductor: Carles Andreu Saburit

A propósito de nada. Memorias de Woody Allen (Alianza). A propósito de nada es la autobiografía de Woody Allen en la que se ofrece un repaso completo de su vida, tanto personal como profesional, y se describe su labor en películas, teatro, televisión, clubs nocturnos y obra impresa, tanto libros como prensa. En A propósito de nada, Allen nos relata sus pri­meros matrimonios: el más precoz con una novia de su adolescencia y luego con la maravillosamente divertida Louise Lasser, a quien es evidente que toda­vía adora. También escribe sobre su romance con Diane Keaton, con quien mantiene una prolongada amistad. Y explica su relación personal y profesional con Mia Farrow, con quien realizó varias películas ahora clásicas, y que terminó con una separación por la que la prensa sensacionalista aún no le ha dado suficientemente las gracias. Él afirma que fue el pri­mer sorprendido cuando, a sus cincuenta y seis años, inició una relación con Soon-Yi Previn, que enton­ces tenía veintiuno, y que los condujo a un romance estrepitoso y apasionado y a un matrimonio feliz de más de veintidós años. En un texto a menudo hilarante, haciendo gala de una franqueza sin límites, lleno de creativas intui­ciones y de bastante perplejidad, un icono americano cuenta su historia, aunque nadie se lo haya pedido. En la actualidad Woody Allen vive en la zona del Upper East Side de Manhattan con su esposa, y sus dos hijas, Manzie y Bechet. Es un ferviente apasionado del jazz y un entusiasta aficionado al deporte. Según sus pro­pias palabras, lamenta no haber hecho ninguna gran película, aunque asegura que lo sigue intentado.

Nostalgia de otro mundo (Alfaguara) de Ottessa Moshfegh. Hay algo siniestro y desconcertante en las historias de Ottessa Moshfegh, algo que es a la vez peligroso y abrumador y que provoca risas nerviosas. Todos sus personajes son seres inestables que anhelan algo que no saben si existe, quizá un gesto de ternura, quizá convertirse en mejores personas. Aun así, todos parecen moverse guiados por los impulsos más primarios. Débiles, retorcidos, a menudo estúpidos y crueles consigo mismos y con los demás: de esta extraña materia prima Moshfegh consigue extirpar una belleza oscura y eléctrica y que en ella lo que nosotros veamos sea en realidad nuestro propio reflejo. Esta colección de los mejores relatos de Ottessa Moshfegh está a la altura de sus magistrales novelas y hace que ella entre a formar parte del universo de escritoras como Flannery O´Connor o Angela Carter. «Un libro irresistible […]. La autoridad de su prosa viene de su capacidad para hacer que el lector la acompañe por unos senderos sorprendentes hasta unos destinos desoladores.» Financial Times. Traducción: Inmaculada Concepción Pérez Parra.

Grandes manuscritos medievales (Atico de los Libros) de Christopher de Hamel.Traducción: Claudia Casanova. Grandes manuscritos medievales es un cautivador viaje por doce manuscritos ilustrados medievales. Christopher de Hamel, bibliotecario de la prestigiosa Biblioteca Parker de la Universidad de Cambridge, acompaña al lector durante mil años de historia medieval para descubrir qué secretos contienen estos volúmenes y qué nos dicen del mundo moderno. Durante este recorrido por la historia, conoceremos a reyes, reinas, santos, escribas, artistas, bibliotecarios, ladrones, tratantes de arte y coleccionistas. Seguiremos los pasos de estos preciados y excepcionales códices a lo largo del tiempo y la geografía, conoceremos el papel que jugaron en el tablero político occidental y quiénes fueron sus dueños. Gracias a la erudita narración de De Hamel, descubriremos algunas de las más deslumbrantes obras de arte de nuestra cultura y cómo ha viajado el conocimiento a lo largo de los siglos. Parte libro de viajes, parte historia detectivesca, Grandes manuscritos medievales es una deliciosa conversación con el lector en la que estos volúmenes se erigen en fascinantes protagonistas de la cultura y la historia durante el milenio en que se forjó Europa.

Calypso (Blackie Books) de David Sedaris. Sedaris se va a la playa, en la costa de Carolina, para intentar desconectar de todo, pero no puede huir de sí mismo. Ni de su familia. Ni de su trabajo. Ni de su adicción a la pulserita que le cuenta los pasos. Ni del suicidio de su hermana. Ni de su padre de derechas. Ni de Donald Trump. ¿La única solución? Reírse de sí mismo y de sus miserias como catarsis necesaria para seguir viviendo. Según The Guardian, el diario británico más prestigioso, «David Sedaris es el rey indiscutible de la literatura humorística». Y Calypso es su obra definitiva, la que contiene toda su risa, toda su melancolía. Chistes escatológicos con una prosa digna de Dorothy Parker, animales acomplejados, fantasmas alcohólicos y toda la ternura del mundo. Un libro sobre ese instante en el que te das cuenta de que tu vida tiene mucho más pasado que futuro. Y echas la vista atrás, mientras sonríes. Traducción de Jorge de Cascante.

La bastarda (Capitán Swing) de Violette LeDuc. «Mi caso no es único: tengo miedo de morir y me desgarra estar en el mundo. No he trabajado, no he estudiado. He llorado, he gritado. Las lágrimas y los lamentos me han llevado mucho tiempo. La tortura del tiempo perdido en cuanto reflexiono en ello. No puedo pensar mucho tiempo, pero puedo complacerme ante una hoja de lechuga marchita ante la cual no tengo más que penas para rumiar. El pasado no alimenta. Me iré como he llegado: intacta y cargada con los defectos que me han torturado. Hubiera querido nacer estatua, y soy una babosa en mi propio estercolero. Las virtudes, las cualidades, el valor, la meditación, la cultura. De brazos cruzados, me he destrozado ante esas palabras». Un autorretrato obsesivo y revelador de una mujer notable humillada por las circunstancias de su nacimiento y por su apariencia física. La bastarda relata la larga búsqueda de Violette Leduc de su propia identidad a través de una serie de agonizantes y apasionados amores con hombres y mujeres. Cuando se publicó por primera vez, La bastarda logró que se comparara a Leduc con Jean Genet por la descripción franca de sus escapadas sexuales y su comportamiento inmoral. Una obra confesional que contiene retratos de varios autores y autoras franceses famosos, que hacen de este libro mucho más que una memoria centelleante. El brillante estilo de Leduc y su delicada atención al lenguaje transforman esta autobiografía en una verdadera obra de arte. La calidad de sus escritos fue reivindicada por otras destacadas figuras como Simone de Beauvoir, Albert Camus o Jean-Paul Sartre.Traducción de María Helena Santillán

Desafiando al olvido, la biografía de Waldo de los Ríos (Roca). Soy rebelde de Jeanette, la Yenka o la adaptación del Himno a la alegría de Miguel Ríos tienen una cosa en común: todas pasaron por las manos mágicas del compositor y arreglista Waldo de los Ríos. A pesar del éxito y la popularidad de su trabajo en las décadas de los 60 y los 70 en España, Waldo no tuvo una vida fácil.  El periodista Miguel Fernández reconstruye la tormentosa vida del compositor, nacido en Buenos Aires en 1934. El libro recuerda también su trágico final: poco antes de la medianoche del 28 de marzo de 1977, un amigo lo encontró moribundo en su casa de Madrid. ¿Por qué se suicidó? La pregunta recorre el minucioso trabajo de reconstrucción de la tormentosa vida del músico.  En los cerca de dos años de trabajo, el autor ha realizado un exhaustivo recorrido por los distintos escenarios en los que se desarrolló la vida del músico, desde la casa donde residió en Buenos Aires hasta el cementerio de la Chacarita, donde el músico está enterrado al lado del cantante de tangos Roberto Goyeneche. En ese marco sitúa las entrevistas con algunos de los músicos y artistas que lo conocieron, como Michel Legrand, que falleció poco después, Miguel Ríos o Karina, entre otros. A través de sus recuerdos se va tejiendo la crónica de una vida.

Los nombres epicenos (Anagrama) de Amélie Nothomb.Los nombres epicenos son aquellos que, como Claude o Dominique, pueden utilizarse tanto en masculino como en femenino. En esta historia Claude es él y Dominique ella. Él despliega un gran empeño en casarse con ella, y después pone todavía más tesón en dejarla embarazada, sometiéndola a una extenuante disciplina sexual. Al fin logra su objetivo y como resultado nace la hija de ambos, a la que le ponen el nombre de Épicène, tomado del título de una obra teatral de Ben Jonson –contemporáneo de Shakespeare– y que es también un nombre epiceno.  Nothomb explora con su sagacidad habitual las complejas relaciones paternofiliales y los resquemores del amor no correspondido. Y lo hace construyendo una suerte de perverso cuento de hadas contemporáneo, una fábula cruel, narrada con concisión, precisión y contundencia. Y sobre todo con un derroche de esa suculenta malevolencia con la que una vez más nos deleita en este relato ejemplar.«Una bella historia… de odio. Un cuento cruel, muy nothombiano, que se lee de una sentada» (Sandrine Bajos, Le Parisien).

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar