libros

Los libros de la semana

En ficción destacan la entrada de El hambre invisible (Planeta) de Santi Balmes, en no ficción El naufragio (Península) de Lola García, Las rosas del sur (Alfaguara) de Julio Llamazares y La batalla por los puentes: Arnhem 1944 (Crítica) de Antony Beevor y en poesía La visión del juicio. Poemas de amor (Alba) de Lord Byron. En cuanto a las novedades

Un caballero en Moscú (Salamandra) de Amor Towles.Traducción: Gemma Rovira Ortega. Condenado a muerte por los bolcheviques en 1922, el conde Aleksandr Ilich Rostov elude su trágico final por un inusitado giro del destino. Gracias a un poema subversivo escrito diez años antes, el comité revolucionario conmuta la pena máxima por un arresto domiciliario inaudito: el aristócrata deberá pasar el resto de sus días en el hotel Metropol, microcosmos de la sociedad rusa y conspicuo exponente del lujo y la decadencia que el nuevo régimen se ha propuesto erradicar. En esta curiosa historia se basa la segunda novela de Amor Towles, que después de recibir innumerables elogios por Normas de cortesía, su ópera prima, se consolida como uno de los escritores norteamericanos más interesantes del momento. Erudito, refinado y caballeroso, Rostov es un cliente asiduo del legendario Metropol, situado a poca distancia del Kremlin y el Bolshói. Sin profesión conocida pese a estar ya en la treintena, se ha dedicado con auténtica pasión a los placeres de la lectura y de la buena mesa. Ahora, en esta nueva y forzada tesitura, irá construyendo una apariencia de normalidad a través de los lazos afectivos con algunos de los variopintos personajes del hotel, lo que le permitirá descubrir los jugosos secretos que guardan sus aposentos. Así, a lo largo de más de tres décadas, el conde verá pasar la vida confinado tras los inmensos ventanales del Metropol mientras en el exterior se desarrolla uno de los períodos más turbulentos del país. Además de mantenerse durante casi cincuenta semanas en las principales listas de éxitos de Estados Unidos y de superar el millón de ejemplares vendidos, Un caballero en Moscú ha obtenido numerosos premios, entre los que destacan el del Libro del Año según The Times y The Sunday Times. Escrita con suma elegancia, cálido sentido del humor y un aprecio muy profundo por los grandes clásicos de la literatura rusa, esta novela excepcional nos habla de nuestra inagotable capacidad para arrostrar los infortunios de la existencia.

Los Argonautas (Editorial Tres Puntos) de Maggie Nelson. De una honestidad implacable, en esta memoria (ganadora del National Book Critics Circle Award en crítica, 2015), y a la vez ensayo, Maggie Nelson narra su singular y entrañable historia de amor con Harry Dogde, un artista transgénero, y cómo, en un contexto donde aún se debate la ley de unión civil entre homosexuales, intentan construir juntos una familia. En la tradición de intelectuales como Susan Sontag y Roland Barthes, Nelson entrelaza su propia experiencia con la teoría icónica, para explorar distintas construcciones culturales en torno a las nociones de identidad, sexualidad, género, maternidad y matrimonio. ¿De qué manera crea el lenguaje instituciones como el matrimonio, la familia y la legalidad? ¿Cómo se construye la identidad del sujeto queer (o subversivo) en un mundo donde la disidencia de género ha sido cooptada por la sociedad de consumo? Estas son algunas de las interrogantes que la narradora va deshilvanando, sin renunciar jamás a contar una historia que es el testimonio de una mujer que sufre y goza en su afán de construir una familia que no cabe ni en la lengua, ni en las estancas categorías de género.

Fuego en la montaña (Errata Naturae) de Edward Abbey. Cada año, en los primeros días del verano, Billy deja a sus padres y la gran ciudad, se sube a un tren y cruza todo el país hacia el oeste. Una vez llegado al rancho de su abuelo, bajo el cielo infinito y el ardiente sol de Nuevo México, se calza las botas, se reencuentra con su caballo y se lanza a cabalgar por aquellas extensiones inabarcables. Es una tierra dura: una vaca podría caminar un kilómetro por un bocado de hierba y ocho por un trago de agua. Pero Billy ha aprendido de su abuelo el amor y la reverencia que merece aquel territorio tan yermo como salvaje. Y durante sus paseos con él ha visto innumerables maravillas que lo han fascinado o aterrado, pero cuyo recuerdo se agita en su interior, a veces sin saber qué significa, salvo quizás que aquella tierra, como ya pensaron los nativos, tiene algo sagrado.

En el verano de sus doce años, Billy está descubriendo muchas cosas, y entre ellas que la vida puede dar un vuelco en cualquier momento: la Fuerza Aérea de los Estados Unidos se está preparando para expropiar las tierras de su abuelo, en las que quiere instalar un campo de pruebas para misiles. Todo sea por la seguridad nacional y contra el enemigo soviético. Billy no puede dejar de hacerse ciertas preguntas: ¿tiene el Gobierno derecho a hacer algo así? ¿De quién es al fin y al cabo la tierra? ¿Y las montañas, los ríos…? ¿De su abuelo? ¿De los indios a los que el padre de su abuelo se la robó? ¿Del Gobierno que trata de robarla ahora? Pero, sea como sea, el viejo no está de acuerdo con las autoridades, ni siente ningún respeto por ese supuesto Estado omnipotente, su ejército y sus intereses. Cree que, cuando una ley es injusta, es normal que un hombre justo que se guía sólo por su conciencia se convierta en un forajido. Billy, por supuesto, tiene intención de luchar a su lado.Traducción: Alba Montes Sánchez

C (Pálido Fuego) de Tom McCarthy es la historia de Serge Carrefax, nacido en 1898 en una hacienda británica de tintes versallescos. Su padre, inventor excéntrico, dirige una escuela para niños sordos; su madre, sorda y, en su juventud, pupila del padre, se dedica a la manufactura de seda. Serge y su hermana mayor, Sophie, crecerán rodeados de transmisores e insectos, de cables, hilo y señales. Serge orientará sus intereses hacia la telegrafía, mientras Sophie se entregará al estudio de la naturaleza.

A partir de aquí, la novela sigue la estela del protagonista por un balneario del este de Europa, la Primera Guerra Mundial, los ambientes disolutos y decadentes del Londres de entreguerras, y Egipto. Serge, un Tintín nihilista con matices kafkianos, recorre un arco de una Europa retratada en la literatura de su época, revelando a su paso una intrincada madeja de conexiones. Su existencia, que guarda una estrecha similitud con las etapas vitales de una polilla que acabase metamorfoseada en escarabajo, es metáfora de una vida humana sin el artificio de las creencias. “Una obra que se recicla a sí misma y a nuestra cultura, un logro verdaderamente original”, The Washington Post.

Nada de nada (Anagrama) de Hanif Kureishi.Waldo, notorio cineasta que conoció la gloria, los premios y el aplauso de crítica y público, permanece ahora postrado en una silla de ruedas por los achaques de su avanzada edad. Sin embargo, su libido sigue incólume, y su mujer, Zee –india casada con un pakistaní y con dos hijas, a la que sedujo durante un rodaje y se trajo a Londres–, accede a sus peticiones de desnudarse ante él y mostrarle sus partes íntimas.

El tercer vértice del triángulo en el centro de esta novela lo ocupa Eddie, crítico de cine, admirador de Waldo y ahora amante de Zee ante las narices del viejo director. Este espía a la pareja, documenta sus sospechas y maquina su venganza con la ocasional ayuda de Anita, actriz y amiga, dispuesta a indagar en el turbulento y truculento pasado de Eddie…

Kureishi explora en esta novela breve las desdichas de la vejez y la decrepitud física, los sórdidos conflictos matrimoniales y sexuales y los mecanismos secretos de la creatividad artística. Y lo hace dando rienda suelta a su humor canalla y a las pinceladas pornográficas y escatológicas. Resultado: una novela contundente y salvaje, que maneja con ejemplar equilibrio la mezcla de las situaciones descacharrantes con el desgarrador patetismo de los personajes. Carcajadas y desolación como ingredientes de una indagación visceral en las miserias y quimeras de la vida contemporánea, a través de un triángulo amoroso que rebosa lujuria, odio, resentimiento, mezquindades, desenfreno, procacidades y otros excesos. Una tragicomedia negrísima y feroz que no va a dejar a ningún lector indiferente.«Una fábula devastadora y perturbadora» (Alex Clark, The Guardian).

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close