especialeslibros

Los libros de la semana

Regresamos a nuestras secciones habituales, como la de libros. Todavía no se ha despertado de su letargo navideño, pues la lista de los más vendidos no sufre demasiados cambios. Sólo destacar en poesía la presencia de Toda la poesía (Espasa) de Luis Eduardo Aute y la entrada de El lunático (Vaso Roto) de Charles Simic, así como en bolsillo el gran éxito del ensayo sobre la mujer Una habitación propia (Austral) de Virginia Woolf, escrito en 1929. En cuanto a las novedades,

La oficina de estanques y jardines (Alfaguara) de Didier Decoin.En el Japón del año 1000 gobierna en Heianko, la futura Kyoto, un joven emperador de quince años en un mundo ensimismado y lleno de rituales. Cada año Katsuro, modesto pescador de la lejana aldea de Shimae, lleva a la Corte las veinte carpas más extraordinarias destinadas a poblar los suntuosos estanques imperiales. Una misión de vital importancia gracias a la cual la aldea entera disfruta de un trato privilegiado. Pero este año Katsuro no podrá cumplir su misión: se ha ahogado en el río Kusagawa. La aldea, temerosa de que su futuro peligre, encomienda a la viuda del pescador que haga la última entrega de carpas. Calzada con sandalias de paja y cargando una pértiga de bambú de la que cuelgan dos inmensos cestos, Miyuki emprende el camino a la ciudad imperial: un periplo a través de bosques y montañas en el que deberá enfrentarse a tormentas, rufianes, amenazas y supersticiones. Solo el recuerdo de los días felices y las noches voluptuosas pasados con Katsuro le insuflarán el valor para superar las dificultad…Traducción: Maria Teresa Gallego Urrutia/Amaya García Gallego.

La semilla de la bruja (Lumen) de Margaret Atwood.Margaret Atwood reinventa La tempestad de William Shakespeare en La semilla de la bruja, una novela que aboga por el poder de las palabras y que invita a no olvidar y a creer en la magia de la vida cotidiana. “Cuando eres joven, crees que todo es posible. Te mueves en el presente, jugando con el tiempo como si fuera un juguete a tu disposición. Piensas que puedes deshacerte de cosas y personas, y aun no sabes bien que tienen la mala costumbre de volver”.Es un lunes cualquiera de enero de 2013 y Felix pasa el control de seguridad para acceder al centro correccional de Fletcher. Los guardias lo miran con simpatía y benevolencia; para ellos este hombre solo es el señor Duke, un cincuentón que en sus ratos libres se dedica a organizar funciones de teatro con los reclusos. El autor elegido siempre es Shakespeare, y este año el profesor les propone La tempestad. Felix accede sin problemas al recinto de la cárcel, llevando consigo algo muy peligroso pero imposible de detectar a través de un escáner: son las palabras, aún vivas, robustas, sonoras, de una obra donde la venganza viaja a través del tiempo y se instala en el presente. De a poco, ensayo tras ensayo, los chicos de Fletcher, que quizá nunca antes habían oído hablar de Shakespeare, convierten la obra en algo muy personal. Ahí se encuentran con sus fantasmas y con algo de sí mismos que no sabían, pero hay más: Felix, ese profesor terco y a veces aburrido, el día del estreno de la obra también podrá vengarse de quien le arruinó en el pasado. “En esta novela hay tanta exuberancia, pasión e imaginación que lo único que quiero es que Atwood reescriba todo Shakespeare”. Viv Groskop, The Guardian

Mis rincones oscuros (Mondadori) de James Ellroy. Las desgarradoras memorias de la investigación de Ellroy sobre el asesinato de su madre. Mis rincones oscuros es el libro más intimista y el reflejo más oscuro del pasado del autor y de una experiencia que marcaría toda su obra. En junio de 1958, James Ellroy tenía diez años cuando recibió la terrible noticia del asesinato de su madre. El cadáver de Geneva Hilliker fue hallado cubierto de hiedra en una cuneta de las afueras de Los Ángeles, estrangulado con una cuerda y unas medias de nylon y con signos evidentes de violación. El caso no se resolvió, pero la brutal muerte marcó para siempre la vida del autor y fue el germen de toda su obra. En 1994, después de publicar el último volumen del «Cuarteto de los Ángeles, Ellroy decidió descubrir la verdad sobre el crimen. Para ello contrató los servicios de un veterano y experimentado «detective llamado Bill Stoner. A medida que ambos avanzaban en este caso enterrado desde hacía treinta años, Ellroy descubría el misterio que en realidad fue su madre, cuáles fueron sus aspiraciones y por qué decidió salir de un pequeño pueblo de Wisconsin para empezar una nueva vida en Los Ángeles. Mis rincones oscuros relata esta investigación, en una mezcla de crónica negra y memorias confesionales, y se convierte en un libro fascinante que proporciona las claves autobiográficas de sus novelas y, a su vez, en la introducción perfecta a la perturbadora obra de este autor imprescindible de la novela del siglo XX. “Un círculo obsesivo que se tensa hasta formar un nudo… amargo, retorcido, introspectivo”. New York Magazine

Golden Hill (Alba) de Francis Spufford. En 1746 Nueva York es una pequeña ciudad en la punta de la isla de Manhattan. Nada más desembarcar en ella, un joven londinense se dirige a la contaduría de la calle Golden Hill. En el bolsillo lleva lo que parece ser una letra de cambio de mil libras, una cantidad enorme. Pero nadie sabe por qué la tiene, ni de dónde viene, ni sus planes en las colonias con tanto dinero. ¿Pueden los comerciantes de Nueva York confiar en él? ¿Puede el señor Lovell en concreto, el dueño de la contaduría, permitir que el joven se interese, como inmediatamente hace, por sus dos hijas? Empieza así una divertidísima novela de aventuras que recorre tanto las turbulentas calles de Nueva York como las casas de su alta sociedad, entre grandes peligros y contradictorias pasiones. Golden Hill es la primera novela de Francis Spufford y ha recibido tres de los premios más considerados de las letras anglosajonas: el Costa First Novel (2016), el Ondaatje (2017) y el Desmond Elliott (2017).“Como una novela recién descubierta de Henry Fielding con material extra de Martín Scorsese”. The Times. Traducción: Patricia Antón

Detectives victorianas (Siruela).Edición de:Michael Sims. Traducido por:Laura Salas. En los últimos años de la era victoriana, la opinión pública británica estaba fascinada —¡y preocupada!— por esa sospechosa figura conocida como la nueva mujer. Montaba en bicicleta, conducía esos peligrosos automóviles y no le gustaba en absoluto que le dijeran lo que tenía que hacer. También en la novela policiaca, estas mujeres rompían todas las reglas: en lugar de asistir a recepciones para tomar el té y conversar sobre las últimas tendencias de la moda, estas detectives pioneras preferían perseguir a un sospechoso bajo la espesa niebla de Londres, tomar ellas mismas las huellas dactilares a un cadáver o, incluso, cometer algún delito menor para así resolver un caso especialmente difícil.

Esta antología reúne por primera vez a las más grandes luchadoras contra el crimen de la época —y también a algunas selectas delincuentes—, como Loveday Brooke, Dorcas Dene o Lady Molly, predecesoras de las modernas damas del crimen. Relatos inteligentes, dinámicos y extremadamente divertidos, de mujeres que, por fortuna, se negaron a ocupar el estrecho lugar que la sociedad les tenía reservado.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close