libros

Los libros de la semana

greek

Ayer la editorial Sexto Piso anunció que publicaría la nueva novela de Nick Cave, La canción de la bolsa para el mareo, a finales de abril,  The Sick Bag Song recoge textos que el australiano escribió durante su gira por EEUU en 2014.  Si vamos a los libros más vendidos esta semana,  han entrado en los primeros puestos de ficción lo nuevo de Arturo Pérez Reverte, Los hombre buenos (Alfaguara) y María Dueñas, La templanza (Planeta). Entre las novedades,

paranoiaEntre las novedades, la nueva novela de un autor con más de dos millones de libros vendidos en todo el mundo,  Paranoia (Planeta) de Franck Thilliez. Ilan sigue sin recuperase de la pérdida de sus padres, fallecidos en extrañas circunstancias. Una mañana reaparece en París Chloé, su expareja, quien le propone embarcarse en una aventura a la que no podrá negarse. Nueve personas encerradas en un antiguo complejo psiquiátrico aislado en plena montaña. De repente, una a una empiezan a desaparecer. Encuentran un primer cuerpo. Asesinado. Se desata la Paranoia.Traductor: Joan Riambau Möller.

Ser mortal (Galaxia) de Atul Gawande. Nº1 en EE.UU. / Nº1 en la lista de Bestsellers del New York Times desde octubre 2014 / Mejor libro del año 2014 según The Economist, Financial Times, The Guardian, Chicago Tribunes, The New York Times, Washington Post, Wall Street Journal, Huffington Post. La medicina ha triunfado en nuestro tiempo y ha convertido los terribles peligros del parto, de las heridas y las enfermedades en problemas manejables. Pero cuando se trata de las realidades inevitables del envejecimiento y la muerte, lo que hace la medicina es, a menudo, lo contrario de lo que debería hacer.

Atul Gawande, cirujano en ejercicio, pasa revista a las limitaciones e incapacidades deSer mortal fondo la medicina cuando se avecina la muerte. Y descubre cómo se pueden hacer mejor las cosas: «Creemos que la medicina consiste en garantizar la salud y la supervivencia. Pero en realidad, es mucho más que eso. Porque quienes sufren una enfermedad grave tienen otras prioridades, al margen de prolongar su vida. Entre sus principales preocupaciones figuran evitar el sufrimiento, estrechar los lazos con sus familiares y amigos, estar mentalmente conscientes, no ser una carga para los demás y llegar a tener la sensación de que su vida está completa. La gente quiere compartir sus recuerdos, transmitir su sabiduría y sus objetos personales, arreglar las relaciones, establecer sus legados y asegurarse de que las personas que deja atrás van a estar bien. Nuestro sistema de atención sanitaria tecnológica ha fracasado totalmente a la hora de satisfacer esas necesidades.»

cuentos-de-hadas-hans-christian-andersenCuentos de hadas (Libros del Zorro Rojo,2015) de Hans Christian  Andersen/Ilustraciones de Harry Clarke. «La vida en sí es el mejor cuento de hadas», dijo una vez Hans Christian Andersen, el hombre capaz de reconocer la magia en cuantas historias posaba los ojos. Bajo esta premisa relató por escrito más de ciento cincuenta vidas, erigiéndose como uno de los mejores contadores de cuentos de todos los tiempos y, durante generaciones, alimentando la tradición oral con narraciones vivaces y llenas de encantamientos.

En 1916 la editorial inglesa George G. Harrap & Co. reunió algunos de los cuentos de Andersen y encargó su ilustración a Harry Clarke, un joven de 27 años que ya despuntaba en el panorama artístico gracias a su magistral técnica en el vitral.

Cuentos de hadas vio la luz con una extraordinaria primera edición de tan solo 125 ejemplares, numerados y firmados por el artista, que le valió el reconocimiento mundial en el ámbito editorial. Así, tan solo un año después ilustraría Cuentos de imaginación y misterio de Edgar Allan Poe (Libros del Zorro Rojo, 2009), considerada una de las joyas bibliográficas de la época, y en 1925 le llegaría el turno al Fausto de Johann Wolfgang von Goethe (LZR, 2012). Estos clásicos cobraron vida a través de su pluma, en láminas que pasaron a la posteridad gracias a su estilo vanguardista, oscuro y repleto de detalles.

Se recuperan, para deleite de grandes y pequeños lectores, esta histórica edición de Cuentos de hadas, nunca antes publicada en castellano, con la galardonada traducción de Enrique Bernárdez. En ella se pueden encontrar cuentos tan célebres como «El patito feo», «La vendedora de cerillas», «Pulgarcita» o «La sirenita», narrados siempre con esa mezcla de realismo y fantasía tan característica del escritor danés. La tristeza, la soledad, el amor, la ambición y la valentía confluyen en los cuentos de Andersen como juegos de luces y sombras que desfilan ante el lector, desplegando una sensibilidad propia de las historias para niños y susceptibles de encandilar también a los adultos encargados de leerlas.

VV.AA. . Después de Troya. Microrrelatos hispánicos tradición clásica.Despues de troya Col. Cristal de cuarzo. Las huellas de la cultura grecolatina siguen presentes en todos los géneros artísticos y literarios. En esta antología de microrrelatos volvemos a encontrarnos con las peripecias de los héroes mitológicos, los amores insólitos entre dioses y mortales, las enseñanzas simbólicas de las fábulas y las lecciones memorables que dejaron los filósofos, pero actualizadas e incluso a veces subvertidas por algunos de los mejores cultivadores del género, como Gómez de la Serna, Lorca, Borges, Cortázar, Juan José Arreola, Monterroso, Marco Denevi, Luisa Valenzuela, José María Merino y Ana María Shua, entre otros muchos narradores hispánicos.

selva negraSelva Negra (Periférica). La presencia de la muerte es habitual en toda la narrativa de Mréjen, pues ella misma perdió a su madre siendo adolescente. Años más tarde, la autora se pregunta cómo sería un imposible reencuentro entre las dos. La voz de la narradora se identifica como «la hermana mayor», «la niña de siete años y medio», «la mujer de cuarenta y dos», y fantasea con la idea de pasear por París con ella, de vuelta a la vida. Como en la serie ‘A dos metros bajo tierra’, las muertes que aparecen en esta novela son casos que Mréjen conoció o que alguien le contó. Con una frialdad que apenas oculta la intensidad de lo no dicho, se detiene en los detalles sin importancia porque extrañamente son éstos los que permanecen en esos momentos de shock emocional. Traductor: Sonia Hernández Ortega.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close