libros

Los libros de la semana

Neil-Young

Entre los libros más vendidos en ficción se encarama al primer puesto La rubia de ojos negros (Alfaguara) de Benjamin Black, mientras que a la cuarta posición se coloca La analfabeta que era un genio de los números (Salamandra), el nuevo libro de Jonas Jonasson. En bolsillo encontramos la entrada de Las leyes de la frontera (Debolsillo) de Javier Cercas.

crimenes ilustradosEntre las novedades, Crímenes Ilustrados (Menoscuarto) de Alvaro del Amo. Estos crímenes se ilustran con una serie de imágenes y alcanzan la categoría de ilustrados porque nos remiten al tejido social de donde proceden. En «Fraternidad», un joven asesino a sueldo bucea en una saga familiar; en «Un tigre al acecho», el amigo fiel aborda el fracaso de una pareja de triunfadores como una sucesión de episodios de película; «Traviata» establece un inesperado paralelismo entre la protagonista de la ópera de Verdi y la soprano que representa el papel; y en «Viaje de inspección por la zona norte», un personaje salda cuentas con quienes lo han convertido en un cadáver ambulante. Álvaro del Amo compone aquí un cuarteto de estilos complementarios, literatura en contrapunto que recuerda las mejores piezas de cámara.

La bestia de París y otros relatos (Sexto Piso) de Marie-Luise Scherer yLa_bestia_de_Par_s traducción de José Aníbal Campos “La bestia de París”: así fue apodado en 1989 Thierry Paulin, que a lo largo de cinco años asesinó a más de veinte ancianas en París –nueve de ellas con la ayuda de su cómplice y pareja sentimental, Jean-Thierry Mathurin– cuando éstas regresaban a sus hogares tras haber realizado algún quehacer cotidiano. ¿Su finalidad? Mantener una vida de derroche, entregada al glamour y los placeres materiales, como forma de apaciguar los sentimientos de rechazo y soledad que anidaban en su espíritu. Con gran maestría, la reconocida periodista alemana Marie-Luise Scherer logra introducirse en la mente del asesino ofreciéndonos un perfil nítido de un personaje que no deja de ser una expresión de los turbulentos tiempos que vivimos desde hace varias décadas. Completan el volumen tres relatos adicionales. En el segundo, sobre uno de los primeros surrealistas, Philippe Soupault, queda plasmada la atmósfera literaria de la Francia de principios del siglo xx, poblada de personajes como el propio André Breton, Guillaume Apollinaire, Paul Éluard o Jean Cocteau. La tercera historia gira en torno a Marcel Proust, y la autora nos traslada al ambiente familiar y social vivido por el buscador del tiempo perdido con la excusa del rodaje del proyecto cinematográfico de Volker Schlöndorff, que pretende llevar a la gran pantalla la obra del escritor francés. La crónica que cierra este volumen nos abre las puertas al mundo de la moda parisina y los fastuosos desfiles que atraen la atención de miles de personas, no sólo en la capital francesa, sino en todo el mundo. El hilo conductor de todas las historias contenidas en este volumen es, por supuesto, París, la Ciudad de la Luz, que sigue siendo la musa fascinante e inspiradora de una gran cantidad de historias maravillosas e intrigantes, como las que aquí nos cuenta Marie-Luise Scherer.

Nosotros, los abajonosotrosabajo firmantes (Galaxia Gutemberg) de Santos Juliá. Escritores, artistas, hombres de ciencia y de letras, en suma, un nosotros, que por ser los abajo firmantes de un manifiesto, se convierte en los intelectuales. Ellos son el sujeto colectivo de Nosotros, los abajo firmantes, un libro que recoge cartas, manifiestos y protestas desde finales del siglo XIX, cuando España era un desastre, hasta bien avanzando el siglo XXI, cuando España es una crisis.

Del desastre a la crisis, con la Gran Guerra, la dictadura, la República, la guerra civil, otra dictadura, un largo exilio, una transición y una democracia por medio, jamás Nosotros, los abajo firmantes han faltado a la cita con sus públicos. Se dijo que su siglo había sido el XX, se ha clamado contra su silencio, se les ha despreciado por haber sucumbido a los encantos del poder, pero ahí están, más activos y presentes que nunca, sustituyendo el papel por el ciberespacio como nueva esfera de un debate público sin límites ni fronteras. Su presencia ha sufrido, como ellos mismos y como la sociedad en la que han cumplido sus tareas, profundas mutaciones: han sido, o se han considerado a sí mismos, profetas, educadores, guías de opinión, testigos.

De todos ellos da cuenta esta colección de manifiestos y otros escritos colectivos recopilados por Santos Juliá, autor también del estudio introductorio por el que van desfilando las sucesivas figuras adoptadas por los intelectuales en España a lo largo de más de un siglo de historia, desde que se presentaron como regeneradores y constructores de la nación hasta que se encontraron como ciudadanos en la calle.

yo vi a nick drakeYo vi a Nick Drake (Rey Lear) de Eduardo Jordá. A camino entre el relato largo y la novela corta —algunos de los trabajos recogidos en este libro superan los cuarenta folios— Yo vi a Nick Drake (homenaje al gran músico británico muerto en 1974) recoge cinco narraciones de Eduardo Jordá que por su temática resultan atípicas en el panorama literario español. En todos ellas queda patente el interés de su autor por la cultura pop: la música moderna, el cine, la literatura… Y todas se desarrollan fuera de España: Inglaterra, un paraíso de surfistas en el Pacífico mexicano, el parque Eurodisney de París, Long Island y un hotel en la costa de Túnez. Partiendo de hechos relativamente cotidianos, los personajes se ven enfrentados a los fantasmas del pasado, un misterioso mundo de recuerdos perdidos en la memoria que serán decisivos para alterar el curso de sus vidas. Una vidas en las que, frecuentemente, la traición, la mentira y la fragilidad del amor acaban por tener un papel capital. Queda patente el interés de su autor por la cultura pop: la música moderna, el cine, la literatura… Y todas se desarrollan fuera de España: Inglaterra, un paraíso de surfistas en el Pacífico mexicano, el parque Eurodisney de París, Long Island y un hotel en la costa de Túnez. Partiendo de hechos relativamente cotidianos, los personajes se ven enfrentados a los fantasmas del pasado, un misterioso mundo de recuerdos perdidos en la memoria que serán decisivos para alterar el curso de sus vidas. Una vidas en las que, frecuentemente, la traición, la mentira y la fragilidad del amor acaban por tener un papel capital.

memorias de neil youngPor fin llega a nuestras manos El sueño de un hippie, las Memorias de Neil Young (Malpaso): la crónica de una vida inenarrable. Infancia esteparia, sueño californiano, Buffalo Springfield, Crosby y sus colegas, Crazy Horse… Ácidos, copas, escándalos, mujeres, acordes inextinguibles, desacuerdos… Regresos, vueltas y revueltas… Ésas son las claridades, ¿pero qué hay detrás o debajo de las sombras? Neil Young es una leyenda en ejercicio, una figura insoslayable del canon roquero desde los ya lejanos sesenta y además un enigma. Al menos hasta ahora. Porque el muy esquivo sujeto, aquejado tal vez de una brusca simpatía, decidió cierta mañana mostrarnos el sanctasanctórum de sus recuerdos e intimidades. Ese improbable experimento confesional es este libro: una voz cantante escrita de puño y letra (no hay fantasmas por medio) que nos presenta el calidoscópico panorama de una vida y una música ejecutadas hasta la médula, que nos conduce desde las nieves de Ontario a los edenes hawaianos pasando por las calles alucinadas de Los Ángeles en los albores de la gran turbulencia. Estamos, pues, ante el «relato definitivo» (tópico por una vez justificado) de un viaje obstinadamente inenarrable o, como afirma un crítico sin duda perspicaz, ante «la historia del rocanrol abierta en canal, en primera persona y en presente de indicativo».Traducido por Abel Debritto

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close
Close