sábado , 18 de noviembre de 2017
Home > discos > Los Autonautas – Los Autonautas

Los Autonautas – Los Autonautas

La maqueta de este cuarteto madrileño prometía más que algo: apuntaba diversión, entretenimiento y mucho, mucho baile. La materialización en un larga duración ha venido a confirmar lo que muchos sospechaban tras varios conciertos y diversas visitas a su myspace: evidentemente no han inventado nada, pero se agradece con cariño que de vez en cuando aparezcan grupos así; alguien tiene que recordarnos que en la música quizás haya gente que se complica en demasía.

Los Autonautas han grabado diez temas como diez soles. Con producción de Pepe Bermejo (Happy Losers, Brujos, Brintangos…), los escasos treinta minutos que ocupa este debut hacen un repaso pop, por continente y contenido, con mayúsculas. Nord, tema de apertura, recuerda, por sus letras y su cadencia, al Cooper más reflexivo, mientras que otros como Luces y acción, El baile o Blanco y negro, con los deliciosos coros de Clara, son candidatos a ocupar el recinto de baile de cualquier boda, bautizo o comunión que se precie. Pero también el tapizado rock habita las pistas de este disco: Giselle no se dejará atrapar.

Con Happy Losers, los Brincos o los hermanos Davies en el referente autonauta, estos seguidores de Cortázar, además, tienen espacio para los medios tiempos: baladita para corazones desengañados, en el caso de Eres una desgraciada, (cosas como “He vendido todos los cd’s que me compraste” hielan la sangre al más insensible), directa al hígado y sin tiempo para el consuelo; la lánguida Piscinas cubiertas; o la alienígena Ojos rojos, que completa el trío de ciencia ficción, junto a El increíble hombre menguante o Los Autonautas. Tras ésta, sorpresa oculta al fondo del cajón, la reivindicación cañí, con una sorprendente versión de Los Amaya (Vete). Ahí es nada

Ráfagas, compañía primeriza que se atreve con grupo iniciático, edita este bautizo sonoro en estrecha colaboración con Rock Indiana, lo que sólo se podía traducir de una manera: gran placer disfrutar de un disco así; y si lo compras por solo cinco euros, mucho mejor.

Autor: Nacho B. Sola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *