especialesnoticiasrecomendaciones

Los 50 años del debut de Os Mutantes

"Ellos son el sonido", decía el cartel de promo del primer álbum del grupo

La historia de Os Mutantes comienza en 1964 cuando Arnaldo Batista forma la banda The Wooden Faces, con su hermano. Con el final del grupo, un año después, Arnaldo y otro miembro de esa banda, Raphael Villardi, conocen a la cantante Rita Lee y deciden formar con otro de los hermanos de Arnaldo, Sérgio Dias, una banda llamada Six Sided Rockers.

En 1966, con esa alineación pero bajo el nombre O’Seis, graban un compacto por el sello Continental. Con la salida de Villardi del proyecto, aún ese año, los O’Seis quedan reducidos a un trío y son invitados, el mismo año, para acompañar al cantante Ronnie Von en su programa televisivo en la TV Record. Es Ronnie quien sugiere el cambio de nombre del trío a Os Mutantes.

El 15 de octubre de 1966, el grupo se estrena en TV con ese nombre. En el año siguiente, son elegidos como banda de apoyo de Gilberto Gil, en el Tercer Festival de la Record, alcanzando el segundo lugar del certamen, con la canción Domingo no Parque. El primer disco llegaría al año siguiente, con título homónimo. Con arreglos de Rogério Duprat, el disco estaba influído por el trabajo de los Beatles, icono máximo del pop en la época, y por cierto tipo de experimentalismo instrumental, sin olvidar el fino sentido del humor que se trasladaba a los arreglos- inventos aparentemente extraños que la banda comenzó a desarrollar en el estudio entre risitas y carcajadas- la manera de cantar, el acento, las ropas, la postura en el escenario además, por supuesto, de las letras y melodías de las canciones. Además, fueron esenciales los instrumentos y efectos electrónicos creados por Cláudio César, el hermano mayor de Baptista, conocido como “cuarto mutante”.

El álbum incluía, además, una versión de Mamas & The Papas, Once Was a Time I Thought, traducido a Tempo no tempo, y una versión de Le premier bonheur du jour, previamente grabada por Françoise Hardy.  El grupo utiliza los ritmos brasileños, como el baião, ritmo extremadamente popular del noroeste, como parodia. Antes de sus vínculos con los Tropicalistas, los tres Mutantes se burlaban de cualquier ritmo típicamente brasileño.

El mismo mes de publicación del álbum, Os Mutantes también entraban en el estudio de grabación para contribuir al trabajo de manifiesto del movimiento Tropicália, el disco de referencia de 1968 Tropicália: ou Panis et Circencis, un álbum colaborativo grabado por todas las figuras principales del movimiento, incluidos Gilberto Gil, Caetano Veloso, Gal Costa y Tom Zé, con orquestaciones de Rogerio Duprat y contribuciones líricas de Torquato Neto.

Sin embargo, el recibimiento del grupo en casa en su momento no fue tan positivo. El hecho de usar guitarras eléctricas en festivales de la canción, eventos tradicionalmente dedicados a la música popular brasileña, irritó a gran parte de la juventud universitaria. Abucheados, Os Mutantes, Gil y Caetano fueron etiquetados como “alienados” (extraterrestres) y acusados ​​de haberse vendido a los imperialistas norteamericanos.

El culto a Os Mutantes no se limita a Brasil, sino que en el rock se estableció como una tendencia dominante a principios de los años 90. De hecho, Os Mutantes fueron llamados genios por Kurt Cobain en un escrito personal dirigido a Arnaldo Baptista cuando Nirvana pasaron por Brasil, en 1993, después de que Kurt compró todos los discos que encontró, por lo que no son pocos los que piden la inclusión de los pioneros del rock brasileño en el Salón de la Fama del Rock.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close