especialesrecomendaciones

Los 50 años del debut de Black Sabbath

Los arqueólogos musicales coinciden en que el nacimiento del heavy metal llegó con Black Sabbath en 1970.

A Black Sabbath se le atribuye la creación de heavy metal. El éxito de sus dos primeros discos de estudio, Black Sabbath y Paranoid, marcó un cambio de paradigma en el mundo del rock.

En sus propias palabras, Black Sabbath se vio a sí misma como una banda de «heavy underground». Su historia comenzó en Birmingham, Inglaterra, donde Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward, compañeros desde la escuela, buscaban escapar de una vida de trabajo de fábrica a través de la música. Los cuatro músicos comenzaron realmente con la intención de ser una banda de blues rock. Influenciados por las bandas británicas reinantes: Led Zeppelin, Cream, Bluesbreakers de John Mayall, los cuatro formaron Earth Blues Company (abreviado a Earth), en 1968. La formación original también contó con el guitarrista Jimmy Phillips y el saxofonista Alan Clarke.

Todo cambió cuando Butler llegó a la banda con una idea para una canción inspirada en una aparición inquietante. Fanático de las películas de terror y las novelas de Dennis Wheatley, y todo lo relacionado con la magia negra, coqueteó brevemente con ella. Pero cuando vio lo que él creía que era una figura desde el lado oscuro al pie de su cama una noche, dejó de meterse en el mundo gótico. Con letras de Osbourne, el grupo compuso una canción sobre la visita, titulándola Black Sabbath, como la película de 1963 con Boris Karloff, si bien otras fuentes citan el título a una canción de la banda Cove, cuyo disco de debut fue retirado del mercado cuando se publicó una foto de Charles Mason con el álbum. En todo caso, con Butler como principal letrista e Iommi como arquitecto musical, Black Sabbath persiguió temas como la guerra, el caos social, lo sobrenatural, la vida futura y el conflicto intemporal entre el bien y el mal, temas que no serían muy bien vistos por los críticos, y mucho menos por los programadores de las emisoras de radio.

Black Sabbath grabó su primer álbum homónimo en una sola sesión en noviembre de 1969, montando su equipo en un pequeño estudio y ejecutando su set en vivo. La falta de adornos y artilugios fue una ventaja. Los únicos efectos que se agregaron al álbum fueron la campana y la tormenta que dieron una apertura escalofriante a la canción principal.  Black Sabbath, que sonaba como la banda sonora de una peregrinación al Infierno, fue lanzado en Vertigo en el Reino Unido y Warner Bros en los EE. UU. A pesar del rechazo de la crítica, alcanzó el número ocho en Gran Bretaña y estuvo en las lista en Estados Unidos durante 65 semanas. A fines de la década de 1970 la banda había vendido millones de discos y se había convertido en el estándar por el cual prácticamente todas las bandas de heavy metal tenían que medirse.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar