noticias

Los 30 años del debut de Tracy Chapman

El primer álbum de Tracy Chapman, lanzado el 5 de abril de 1988 y publicado por Elektra Records, revitalizó el folk en una década dominada por el pop.

Criada en un barrio de clase trabajadora en Cleveland, OH, Chapman aprendió a tocar la guitarra cuando era niña, y comenzó a escribir sus propias canciones poco después. “Mis padres escuchaban R & B, soul y gospel”, Chapman dijo una vez. “no he oído cantantes contemporáneos hasta que estaba en la escuela secundaria”. Después de pasar por la escuela , ganó una beca y decidió asistir a la Universidad Tufts, donde estudió antropología y estudios africanos. Mientras estuvo en Tufts, quedó fascinada con el folk-rock y comenzó a interpretar sus propias canciones en cafeterías. Finalmente, grabó un conjunto de demos en la estación de radio de la Universidad. Uno de sus compañeros de estudios, Brian Koppelman, la recomendó a su padre, Charles Koppelman, quien dirigía SBK Publishing. En 1986, firmó con Elliot Roberts, que había trabajado con Neil Young y Joni Mitchell. Roberts y Koppelman ayudaron a Chapman a firmar con Elektra en 1987.

Grabado en el estudio Powertrax en Hollywood, California y producido por David Kershenbaum, el álbum fue grabado en sólo ocho semanas a finales de 1987. Compuesto por 11 canciones, el álbum ganó la aclamación de la crítica por su retorno a la simplicidad en la más pura tradición del folk, y un regreso a los mejores momentos de la era de los movimientos de los derechos civiles. Como comentaba TIME, en cierta forma, su música fue un revulsivo: “casi deliberadamente ingenua, fue un antídoto contra el sonido sintetizado de la década de los 80”. Sus letras sobre la pobreza, la violencia racial, el abuso doméstico, la indiferencia policial y el amor obsesivo se alejaban de todo lo que sonaba en la radio comercial en aquellos años.

Así, fue un enorme éxito Reino Unido, Francia y Alemania, y posteriormente en España, después de la transmisión mundial del Concierto Tributo del 70 cumpleaños de Nelson Mandela – gracias a la popularidad que alcanzó el single, Fast cars– y alcanzó el n.°1 en la lista Billboard de EE. UU, catapultando a Champan-a los 24 años de edad- a la fama y celebridad internacional, un hecho inesperado ante el que se encontró desconcertada e incómoda.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close