especialesrecomendaciones

Los 20 años del debut de Coldplay

Hace hoy 20 años se publicaba el primer álbum de la banda británica, Parachutes, uno de los más vendidos de todos los tiempos en su país.

La banda se formó en 1996 por Chris Martin, pianista y cantante desde la infancia y el guitarrista Jonny Buckland en la University College London (UCL) bajo el nombre de Pectoralz, Guy Berryman se unió al grupo como bajista y cambiaron su nombre a Starfish. Will Champion se unió más tarde como baterista, vocalista de respaldo y multiinstrumentista, completando la formación. La banda se cambió el nombre a Coldplay en 1998.

El ep Safety se publicó poco después de su primer concierto en un festival de Manchester para bandas noveles. A pesar de lanzar apenas 500 copias, fue suficiente para ganarle a la banda un contrato en el Reino Unido con Parlophone Records en abril de 1999, y el EP Blue Room llegó ese otoño. La banda comenzó a trabajar en el álbum en 1999 y produjo un EP con el productor discográfico británico Chris Allison, con el que se grabó, entre otras, High Speed, aunque fue finalmente Ken Nelson el productor final. Coldplay inicialmente planeó grabar Parachutes en el espacio de dos semanas. Sin embargo, las giras y otras presentaciones en vivo hicieron que la grabación se extendiera entre septiembre de 1999 y abril-mayo de 2000.

A pesar de entra directo al nº1 en UK- en nuestro país alcanzó el puesto 31- la banda tenía sus detractores, como Alan McGee, «otros que suenan como Jeff Buckley, la banda que se supone que te gusta si eres un estudiante»– decía para The Guardian en 2000- «esto es lo que me frustra sobre la escena musical actual» si bien más tarde se arrepintió, observando todo en retrospectiva «porque en comparación con lo que vino después, estaban bien. No me gusta su música, pero no creo que sean tan malos».

El surgimiento del grupo parecía apuntar un momento perfecto, en el que Radiohead acababa de lanzar el Kid A excesivamente intelectual, totalmente alejado de su éxito comercial Ok Computer, mientras que Oasis abrazaba la experimentación psicodélica en Standing on the Shoulder of Giants. Para entonces se consideraba que el Britpop estaba oficialmente fuera de combate.

Con todo, en 2000 aún había un enorme interés por el pop, y algo tan sintomático que lo confirmaba era que, contra todo pronóstico, el recopilatorio 1 de los Beatles se convirtió en el álbum más vendido de aquel año. Además, la desilusión política en el Reino Unido trajo consigo la popularidad de los himnos tristes. El baterista Will Champion, a cuya difunta madre Parachutes está dedicada, comparaba el sonido de todo el álbum con Perfect day de Lou Reed, letras felices en canciones sombrías. Y, para bien o para mal, Coldplay se hicieron expertos, en escribir letras simples y directas bajo melodías grises, que lograron captar la atención de una mayoría. Luego apareció el arco iris, pero esa es ya otra historia.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar